José Clopatofsky
José Clopatofsky

El valor del retrovisor

En su columna de la revista Motor, especial 40 años, José Clopatofsky vuelve sobre su historia que ya acumula 782 ediciones desde noviembre de 1981.

03:49 p. m. 16 de noviembre del 2021

Si a algo estamos acostumbrados los periodistas es a asimilar y respetar que no hay cosa más vieja que el periódico de ayer o tener una noticia engavetada.

Sin embargo, hay momentos en los cuales es necesario poner el retrovisor sobre lo hecho, cuando la inmediatez ya no es competidora y en cambio la historia es una aliada que obligatoriamente se debe repasar. Como este de celebrar los 40 años de vida de MOTOR y sus 782 ediciones regulares, cuya cronología tan solo una vez se interrumpió, al quedar aislada del mundo, como a todos nos pasó, con la llegada de la pandemia.

Deben ser muchos miles, más de 43.000, promediando su variable paginaje, las hojas que se han acumulado impresas con todos los episodios que han sucedido en el mundo del automóvil local y mundial y de tantos otros aparatos que la universalidad de nuestro nombre acoge, bien sea que rueden, vuelen o se sumerjan en el océano.

Más allá del papel, MOTOR ha abarcado todas las posibilidades de la comunicación que ha desarrollado esta Casa Editorial con la extensión a la televisión, en la cual MotorTV produjo más de 300 emisiones, las páginas sabatinas de Vehículos, por supuesto al Internet con nuestro ya famoso lugar www.motor.com.co, y a la impensada multiplicación de las redes sociales. Para atender todas estas oportunidades, MOTOR tiene un equipo de sólidos y serios periodistas con quienes me precio de trabajar y sin cuyo compromiso hoy no seríamos lo que se ha logrado ni tampoco podríamos ofrecerles seguir en la misma línea editorial vertical y profesional que es la guía de todos nuestros días. Es lo que ahora llaman un “ecosistema”, calificado con altas notas por nuestros lectores.

Además de la información, MOTOR ha ofrecido desde su primer número una guía de libre consulta sobre los precios de los carros nuevos y usados que se convirtió en una referencia nacional por su independencia y utilidad.

Y si de información hablamos, es innegable que la compañía de tantos anunciadores a lo largo de estas cuatro décadas ha sido un pilar esencial para el fortalecimiento de la publicación, que es la más leída en el segmento de prensa y también en las estadísticas generales de revistas de Colombia. Por supuesto, cuando se genera toda esa sintonía, la publicidad utiliza un vehículo de comprobada eficacia como MOTOR, y por ello debemos agradecer la solidaridad y el acompañamiento de tantas empresas con sus anuncios, que igualmente contienen un valioso material.

Al comienzo, en los intermedios y al final de esta cadena están ustedes, queridos lectores, que nos siguen con tanta fidelidad. Les debemos todo el respeto y agradecimiento, expresados en la oportunidad, la objetividad y la veracidad del material que les traemos en todos los campos, agregando una gran dosis de enseñanzas y visión de las últimas tecnologías.

También, a lo largo de todos estos años, hemos interpretado las necesidades del automovilista, denunciando las deficiencias técnicas y políticas de los gobiernos y las inconsistencias y los atropellos que sufre quien tiene un auto y cuyo paño de lágrimas se ha visto reflejado en la columna de la dirección de la revista. Naturalmente, se habrán despertado críticas y discrepancias que asumimos y respetamos, como también nos llenan de satisfacción tantas buenas palabras que nos han respaldado con cariño y sinceridad, a tal punto que son numerosos los coleccionistas para quienes la custodia de la revista es sagrada, así su papel ya tenga embebido el tinte amarillo de los años como una pátina que lo hace más valioso.

Como es la moda en el mundo de los carros actuales, en esta edición están apreciando lo que llamamos un facelift o remodelación de toda la parte gráfica de la revista, empezando por un logotipo que tiene un rasgo claramente vinculante con el pasado en la letra ‘eme’ y una extensión hacia lo que viene, sin perder el sabor y la conexión con su historia. Más ágil, más alegre de leer y consultar, más moderna en todos sus folios, esta nueva presentación acompaña el arranque del siguiente capítulo porque, como decíamos, cuando se llega el momento de entregar la última página de cada edición, la tarea se ha cumplido y pasa a los archivos.

Estos, en el caso de MOTOR, contienen muchos miles de kilómetros de historias que, como sus protagonistas, los carros, ruedan en la memoria y la realidad durante muchos años y siempre traen muchos buenos recuerdos, como en esta oportunidad de devolver el odómetro y detenerse en tantas etapas que hemos podido reseñarles.

Mil gracias a todos.

N. de la D.: ¡Ya estamos escribiendo la 783!

Noticias recomendadas

Más noticias

Se presentaron problemas al enviar el reporte. Debes marcar la opción "No soy un robot"
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.