Deportes motor

Brickyard, los ladrillos que han forjado leyendas

En uno de los templos del automovilismo mundial, el Indianápolis Motor Speedway, se disputa la edición 106 de las legendarias 500 Millas. Juan Pablo Montoya va por su tercera victoria. Historia.

Por Redacción Vehículos

-
500 Millas de Indianápolis. Foto: Getty Images

500 Millas de Indianápolis. Foto: Getty Images

El Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, las 500 millas de Indianápolis y las 24 Horas de Le Mans son carreras que han marcado la historia del automovilismo hasta convertir a sus ganadores en grandes leyendas. Este fin de semana se disputa la edición 2022 de las dos primeras, pero la carrera de Indy 500 tiene una connotación especial porque allí pilotos colombianos han hecho historia. Uno de ellos es Juan Pablo Montoya, quien aspira en esta oportunidad a lograr su tercer triunfo.

Indy 500 está llena de historias que empezaron a escribirse en 1908 cuando se construyó el Indianápolis Motor Speedway y la famosa prueba de las 500 millas empezó a disputarse en 1911. Además, el circuito tiene un sobrenombre o apodo, Brickyard, que traducido al castellano, sería yarda de ladrillos.

El sobrenombre se remonta a la época cuando los autos no corrían sobre el asfalto que conocemos hoy, sino sobre una capa de ladrillos que cubría todo el trazado. Así fue durante 52 años hasta que en 1960 se cubrió el circuito con asfalto.

AJ Foyt Indy500 1961

Pero la leyenda y la tradición del ladrillo se mantienen con una cinta de ladrillos en la línea de meta, que mide exactamente una yarda (91 centímetros de longitud) y que es hoy un punto casi sagrado del legendario trazado porque se convirtió en una tradición que el ganador de la carrera bese los ladrillos.

En la carrera participan 33 pilotos que se reparten en 11 líneas en la parrilla de salida. Para completar las 500 millas, los pilotos deben dar 200 vueltas en sentido contrario a las agujas del reloj. A continuación, le contamos otros hechos curiosos y detalles de las carreras que han hecho historia.

Los pilotos novatos deben superar el ‘Rookie Orientation’, o sea, acreditar o demostrar que pueden rodar a la velocidad exigida por la organización. Bruce McLaren (piloto, ingeniero y diseñador) es el protagonista de una historia que hoy es anecdótica. En 1968 se presentó al reconocimiento médico con problemas en una de sus piernas. Para pasar la prueba engañó al doctor al cruzarlas para que este revisara dos veces la pierna buena y dejara la mala sin ver. McLaren no llegó a competir.

Una de las tradiciones más famosas de las 500 millas de Indianápolis es que el ganador celebra su triunfo tomando leche en una mítica botella, costumbre que empezó en la edición de 1936, en la que Louis Meyer fue fotografiado tras ganar la carrera bebiendo leche, en realidad suero de mantequilla, pero la imagen le dio la vuelta al mundo y se volvió una costumbre, que rompió Emerson Fittipaldi tras ganar las 500 millas en 1993.

Juan Pablo Montoya, ganador Indy 500 año 2000. Foto: AFP

El brasileño, dueño de cultivos de naranja en Brasil y con el fin de promover su consumo, celebró con un jugo de la fruta, algo que no fue bien visto por la afición a tal punto que fue abucheado. Hoy los pilotos pueden elegir entre leche entera o deslactosada.

Meyer, ganador tres veces en Indy 500 tomaba la leche por recomendación de su madre, para recuperarse después de cada prueba. A partir de ahí, la ‘Milk Foundation’ insistió y en 1956 logró un acuerdo comercial luego del cual la celebración ya es un rito de la carrera.

Ganar las 500 millas de Indy trae otro reconocimiento y uno de los más apetecidos por los pilotos. Es recibir el Borg-Warner Trophy, uno de los trofeos más particulares del automovilismo, pues su ganador pasa automáticamente a la historia al quedar su rostro grabado en el trofeo.

La cara de todos los ganadores está esculpida en una copa de un metro y medio de alto que es un verdadero ícono de la competición, pero los pilotos reciben una réplica, que se entrega desde 1988, llamada Baby Borg, de 45 centímetros. El original reposa en el Museo del Speedway.

Helio Castroneves, trofeo Borg warner Indy 500. Foto: AFP

La lluvia es enemiga de la carrera, a tal punto que si esta aparece, se detiene, y puede retrasarse por horas o días, e incluso, cancelarse. En 1986 la prueba debía disputarse el domingo 25 de mayo, pero fue pospuesta para el día siguiente; sin embargo, la lluvia solo permitió que se corriera el 31 de mayo. En 1976 solo se disputaron 255 millas de las 500 también por causa de la lluvia.

A quienes triunfan en las 500 millas de Indianápolis, las 24 Horas de Le Mans y el Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1 se les conoce como ganadores de la Triple Corona. Solo el británico Graham Hill la ha logrado, al ganar el GP de Mónaco de F1 en cinco ocasiones (1963, 1964, 1965, 1968 y 1969), las 24 Horas de Le Mans (1972) y las 500 Millas de Indianápolis (1966). Solo dos pilotos activos en la actualidad pueden conseguir la Triple Corona hoy: Juan Pablo Montoya (ha ganado las 500 Millas de Indianápolis y el GP de Mónaco, pero no las 24 Horas de Le Mans en la categoría tope) y Fernando Alonso, a quien solo le falta ganar las 500 Millas de Indianápolis.

Juan Pablo Montoya, Indy 500 año 2000. Foto: AFP

Tres pilotos han ganado las 500 Millas de Indianápolis en cuatro ocasiones: A. J. Foyt, Rick Mears y Al Unser. Foyt es también el piloto que en más ocasiones ha competido en la carrera: 35. Unser, quien más vueltas ha liderado (644). El ganador más joven de la carrera fue Troy Ruttman, en 1952, con 22 años y 80 días de edad. El mayor fue Unser, a sus 47 años y 360 días.

“Siempre me ha gustado su carácter, tiene una gran personalidad. Juan Pablo Montoya tiene todo para seguir ganando más títulos”. Mario Andretti, campeón de F1 e Indy 500.

Firestone es el fabricante de neumáticos más exitoso de la historia de las 500 Millas de Indianápolis. Harvey Firestone, fundador de la marca, los empezó a llevar para promocionarlos desde la primera carrera en 1911, año cuando también apareció el primer espejo retrovisor que estaba montado en el Marmon Wasp, el carro ganador de ese año al mando de Ray Harroun. En esa época, en todos los carros iban dos personas, el piloto y el mecánico que informaba lo que pasaba alrededor. Harroun y el dueño de su equipo, Howard Carpenter Marmon, hicieron un carro muy pequeño y sustituyeron al mecánico por un espejo retrovisor de 7,6 X 20,3 cm. Hubo protestas por el peligro que representaba no llevar al mecánico, y también por la ventaja que suponía.

Las victorias más apretadas e insólitas

En 1982 Gordon Johncock le ganó a Rick Mears por 160 milésimas tras pasarlo al inicio de la última vuelta, es una de las carreras más ‘guerreadas’ en uno de los mano a mano más legendarios que se recuerdan. Johncock lideró durante 57 vueltas mientras Mears lo hizo en 77.

Diez años después, en 1992 ocurrió la final más apretada de la historia. Al Unser Jr. resistió el ataque final de Scott Goodyear, que nunca llegó a liderar la prueba, lo superó por apenas 0,043 segundos para tomar el relevo de su padre, ganador en cuatro ocasiones en Indianápolis. En el 2018, con motivo de la edición cien de las 500 fue distinguida como la mejor carrera de la historia.

En 1999, Robby Gordon, líder de la carrera, se quedó sin gasolina faltándole apenas dos giros para llegar, paró en boxes mientras veía cómo su rival más cercano, el sueco Kenny Bräck, le arrebataba la victoria.

En el 2002, Helio Castroneves repitió el título, había ganado el año anterior en una carrera con desenlace polémico. Paul Tracy le adelantó en el penúltimo paso por meta segundos después de que un accidente hiciera ondear las banderas amarillas. Sus gritos por radio se hicieron famosos celebrando un adelantamiento que luego fue anulado; hoy son otra leyenda de la famosa carrera.

En el año 2006 se presentó uno de los hechos más insólitos. John R. Hildebrand iba solo hacia la línea de meta, cuando en la última curva, al pasar a un rezagado, se fue directo contra el muro. El inglés Dan Wheldon se encontró con la victoria, mientras que los pedazos del monoplaza de Hildebrand, por la inercia del golpe, pasaron la meta a 63 milésimas de segundo de diferencia.

Otra batalla épica se vivió en el 2014 entre Helio Castroneves y Ryan Hunter-Reay, que al final ganó el estadounidense tras una tanda de cinco adelantamientos entre ellos en las últimas 19 vueltas. Castroneves tomó la punta a falta de dos giros, pero Hunter-Reay lo pasó en la penúltima recta para terminar aguantando la presión sobre la ‘brickyard’ por apenas 0,060 segundos.

En el 2015 Juan Pablo Montoya obtuvo su segundo triunfo en el óvalo de Indy500 (había ganado en el 2002), gracias a un último adelantamiento a falta de cuatro vueltas y una brillante gestión de la presión ante Will Power, que venía con toda por Montoya. Al final el colombiano ganó por 0,104 segundos, en la que es la cuarta menor diferencia vista en Indianápolis.

Juan Pablo Montoya, ganador Indy 500 2015. Foto: EFE

Los colombianos en la Indy 500

Los pilotos colombianos han sido protagonistas en la Indy 500. Roberto José Guerrero abrió el camino, logrando el segundo puesto en 1984 y 1987, el tercero en 1985 y el cuarto en 1986. En 1992, con la pole position en el bolsillo, se accidentó en las vueltas de calentamiento.

El logro más importante del automovilismo colombiano en las 500 de Indianápolis fue en el 2000, cuando Juan Pablo Montoya se coronó campeón y se convirtió en el segundo novato en ganar esta carrera desde el británico Graham Hill, en 1966. En el 2015 volvió a ganar la mítica carrera con el equipo Penske.

En 2013 Carlos Muñoz obtuvo un segundo lugar en la clasificación, convirtiéndose en el piloto más joven de la historia en subirse al podio. En el 2016 también quedó en el segundo puesto.

En el 2015, Carlos Huertas, quien ya estaba clasificado, quedó fuera de la carrera al no superar un examen médico de rutina. En el 2017, Colombia tuvo cuatro pilotos en la grilla: Juan P. Montoya, del Penske Racing; Carlos Muñoz, del A.J. Foyt Racing; Gabby Chaves, Harding Racing; y Sebastián Saavedra, Juncos Racing.

Carlos Muñoz, Indy 500 2014. Foto: USA Today

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Deportes motor