Porsche 356 A Speedster: Joya para coleccionistas

Este 356 A Speedster hecho en 1958 será subastado en poco más de medio millón de dólares. Restaurado, tiene como curiosidad el volante a la derecha.

Porsche 356 A Speedster de 1958

Este clásico deportivo y convertible es un Porsche 356 A Speedster de 1958 que se subastará la próxima semana en el Reino Unido.

Porsche 356 A Speedster de 1958

Recibió una completa restauración que le devolvió a su estado original la pintura exterior y los tapizados interiores. De fábrica se vendió a un coleccionista en Nueva York y allí permaneció hasta hace 4 años.

Porsche 356 A Speedster de 1958

El coleccionista lo compró en Pebble Beach y una vez en Reino Unido se le encargó a JD Classics para que le trasladara el volante a la derecha, como es norma en ese país.

Porsche 356 A Speedster de 1958

Conserva el motor plano de cuatro cilindros y 1.6 litros de 60 HP con carburadores Zenith dobles acoplado a una transmisión de 4 velocidades.

Porsche 356 A Speedster de 1958

Esta joya, deleite para coleccionistas, viene con el manual del propietario, la herramienta original, una copia del Porsche Kardex y un CD que muestra el trabajo de restauración.

Porsche 356 A Speedster de 1958

Se ofrecerá a la venta en el evento SilverstoneAuctions que tendrá lugar el 23 de febrero en Coventry, Reino Unido y se espera que su valor ascienda a más de medio millón de dólares.

Porsche 356 A Speedster de 1958

Este deportivo se produjo sobre la base del Porsche 356 Speedster y su producción comenzó entre 1955 y 1959. Se hicieron un poco más de 21 mi unidades.

Porsche 356 A Speedster de 1958

El Porsche 356 Speedster fue el primer carro que la marca alemana fabricó en serie y las primeras unidades, fabricadas entre 1948 y 1955 son las más valiosas.

Porsche 356 A Speedster de 1958

De estos deportivos, que servían de uso diario y competían en las pistas los domingos, se fabricaron cerca de 76 mil unidades.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.