Supercar Mosquito, extremadamente ligero

La compañía Performance Solutions con sede en la República Checa materializará este nuevo deportivo para calle que pesa menos de una tonelada.

Supercar Mosquito

Arranquemos por su nombre: la denominación Mosquito fue adoptada por Perforamce Solutions en honor al avión militar británico De Havilland DH.98 Mosquito de la Segunda Guerra Mundial, liviano y muy rápido.

Supercar Mosquito

La empresa de ingeniería anunció su nueva creación, diseñada por Tomáš Sabáček, como un novedoso auto de carreras para la calle.

Supercar Mosquito

Gracias a que su carrocería está construida totalmente en fibra de carbono, el peso en báscula de este deportivo es de apenas 974 kilos.

Supercar Mosquito

La compañía proyectó el desarrollo del auto con un motor atmosférico de ocho cilindros en V proveniente de alguna marca de prestigio. No se ha definido cuál propulsor se usará pero se augura que sea uno de origen estadounidense.

Supercar Mosquito

Dicho bloque entregaría una potencia de al menos 608 caballos y un torque de 650 Nm.

Supercar Mosquito

Con respecto a transmisión que llevará el Supercar Mosquito, se montará una caja de cambios manual elemental con el fin de no sumar mucho peso.

Supercar Mosquito

Sus cifras prestacionales hablan de una aceleración de 0 a 100 kph en 2,9 segundos y de una velocidad tope de mínimo 320 kph.

Supercar Mosquito

El fabricante patentó el sistema Active Ride que optimiza y sincroniza el funcionamiento de la aerodinámica activa con el sistema de suspensión, lo que reduce la resistencia y aumenta el empuje del vehículo hacia abajo.

Supercar Mosquito

Cuenta con un enorme alerón en la zaga, un difusor frontal y una aleta central especial que aportan más agresividad a su estética y marcan su deportividad de manera extrema. En su interior predomina también la fibra de carbono y se destacan los asientos tipo ‘bucket’.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.