Industria

Código de Tránsito, 20 años de atraso

Tras 20 años de su expedición, el actual código está lleno de vacíos y normas contradictorias o que no están acordes con el desarrollo tecnológico.

Por Redacción Vehículos

-
Suben las multas en Bogotá en 2021

Suben las multas en Bogotá en 2021

Normas obsoletas o poco claras y que se prestan a confusión para su aplicación, o que no se ajustan a la realidad de las nuevas tecnologías de los vehículos; vacíos y deficiencias en la formación de conductores y motociclistas, ausencia de educación vial y varias reformas, que más bien han sido ‘remiendos’, son los grandes problemas que tiene el Código Nacional de Tránsito Terrestre (CNT) o Ley 769 de 2002.

Tras 20 años, dicho Código está reclamando hace rato una reforma profunda, anunciada en cada gobierno por los ministros de Transporte, pero que, al final, solo ha quedado en eso, en anuncios. Esta es la razón por la cual un grupo de expertos en tránsito y transporte trabaja en una propuesta que ponga a Colombia al día en esta materia.

Fernely Castañeda Morales es abogado, especializado en derecho sancionatorio, con más de 27 años de experiencia en tránsito y transporte. Es coautor, entre otros escritos, del ‘Manual de infracciones de tránsito’, y es el presidente del Colegio Internacional de Abogados Expertos en Tránsito y Transporte (CIAETT), que tiene entre sus primeros objetivos la redacción de un nuevo Código Nacional de Tránsito.

Borrachos al volante: no pagan las multas

¿Por qué es urgente la reforma de este código?
Es muy importante unificar y estandarizar las normas, protocolos, procesos y procedimientos que realizan las diferentes autoridades de tránsito. Por ejemplo: ante un accidente de tránsito, ya sea simple o con heridos, que se atiende en Medellín, es muy diferente al procedimiento que se realiza en Bogotá, a pesar de que nos rigen las mismas normas legales y reglamentarias.

Así mismo ocurre con los criterios de aplicación del régimen normativo en Colombia, los cuales varían de ciudad en ciudad y esto permite que muchos influencers, youtubers y hasta supuestos veedores salgan con unas teorías bastante erradas, pero que tienen eco en los ciudadanos, quienes, al estar mal informados, generan enfrentamientos con los policías y agentes de tránsito. Se está volviendo tendencia que el conductor le crea más a algún influencer que a las mismas autoridades de tránsito y expertos.

¿Me puede dar ejemplos?
El primero, la confusión que generaron al aseverar que en una grúa no se puede transportar más de un vehículo, cuando en realidad sí se puede, de acuerdo a la capacidad de carga de la grúa. Lo que no se puede es remolcar o halar más de un vehículo a la vez, según lo dispuesto en el artículo 72 del CNT. El segundo, cuando un veedor indica públicamente que “los comparendos no se pagan”. Esto es totalmente lógico y cierto desde el Código de Tránsito anterior (Decreto 1344 del 04/08/1970), porque el comparendo solo es una citación, lo que realmente se paga es la multa inherente a la orden de comparendo y que resulta del fallo dentro del proceso contravencional. Si el conductor deja vencer los términos que le concede la ley para ejercer su derecho a defensa y presentarse ante la autoridad de tránsito, ante la inasistencia, se continúa con el procedimiento sancionatorio; por ende, podría perfectamente, y así lo hacen, finiquitar el proceso con el embargo de cuentas bancarias o bienes del infractor.

¿Cómo se tramitaría la reforma si esta debe pasar por el Congreso?
El Código de Tránsito cumple este año dos décadas y requiere urgentemente una modernización que permita atender las necesidades y realidades del país, orientadas a una mejor seguridad vial atendiendo los estándares internacionales, buenas prácticas y lecciones aprendidas de otros países.

Inicialmente, la propuesta será trabajada juiciosamente por expertos nacionales e internacionales, con la debida socialización de diferentes entes gubernamentales y no gubernamentales, la cual será presentada a la Agencia Nacional de Seguridad Vial y al Ministerio de Transporte para que sea el Ejecutivo el que lleve dicho proyecto de ley al Congreso. O también podríamos trabajarlo directamente como propuesta legislativa a través de los honorables congresistas que se empoderen del mejoramiento de la seguridad vial en el país.

Puentes vehiculares en Bogota

¿Qué opinión le merece el actual Código de Tránsito?
Para el año 2002 cumplió las expectativas de la época. Sin embargo, actualmente la dinámica social y cultural hace necesario que se derogue y se erija una nueva norma que consolide lo que se puede dejar y lo que se debe cambiar en aras de actualizarlo y convertirlo en un instrumento esencial para el mejoramiento en el comportamiento de todos los actores del tránsito, así como diferentes exigencias y procesos que se deben adelantar con relación al tránsito y transporte del país, incluyendo la investigación de accidentes como insumo primordial para la generación de políticas claras y eficaces.

El código ha tenido muchas reformas en los últimos años, todas tramitadas en el Congreso. ¿Está en las manos idóneas ese código?
Esa cantidad de reformas generan muchas confusiones y aplicaciones erradas del régimen sancionatorio, motivo por el cual considero que estas actualizaciones no pueden ser individuales y apuntando a fines aislados como se evidencia con cada proyecto de ley que se aprueba. Se debe trabajar conjuntamente para que el nuevo estatuto de tránsito cumpla con su finalidad, para lo cual se requiere la consolidación de un documento que tenga el aporte de expertos y de las diferentes entidades y actores viales. En España, por ejemplo, en el año 2003 se modificaron las normas tanto administrativas como penales, apuntando a la reducción de muertes y lesiones en accidente de tránsito, lo que los llevó al cumplimiento efectivo de dicho propósito.

¿Cuáles son los vacíos que tiene el actual código?
El principal es que se estipulan muchas normas y no se generan las herramientas para su ejecución, quedan muy bonitas en el papel, pero no se llevan a la práctica. Por ejemplo, requisitos para obtener la licencia de conducción, normas de comportamiento, la obligación en la educación preescolar, básica primaria, básica secundaria y media vocacional; impartir los cursos de tránsito y seguridad vial previamente diseñados por el Gobierno Nacional. Si no se cuenta con los mecanismos necesarios para llevar a feliz término cada norma, será letra muerta todo lo que se consagre en el código y seguiremos en el mismo caos.

¿Qué normas obsoletas deben eliminarse?
Como norma obsoleta, la exigencia del porte de documentos en físico cuando el desarrollo de las tecnologías permite con un clic saber la información del vehículo y del conductor, sumado a que las placas deberían llevar un dispositivo que permita su lectura a distancia y los agentes de tránsito no necesitarán ni parar el vehículo para verificar sus documentos. Igualmente, ajustándonos a la realidad social, la prohibición de llevar animales en vehículos para pasajeros. Así mismo, para los ciclistas y motociclistas la obligación de transitar por la derecha de las vías a distancia no mayor de un metro de la acera u orilla, y la exigencia de llevar en el casco el número de la placa de la moto. En conclusión, es necesario actualizar muchas normas, al igual que el Manual de Infracciones de Tránsito, ajustándonos a la realidad nacional.

Empeoró el tráfico en Bogotá

¿Aún debe ser exigible la herramienta básica o equipo de carretera?
Esto debería ser más de responsabilidad social de cada conductor de acuerdo con el vehículo en el que transite. Por ejemplo, no sería lo mismo quien conduce un tractocamión, un bus, un automóvil o una moto, pues cada tipología de vehículo hace exigible diferentes elementos necesarios para atención de una emergencia básica.

La tecnología de todos los vehículos ha avanzado y mejora día a día. ¿Qué hacer para incorporar esos avances en la legislación?
Nuestro nuevo estatuto de tránsito debe estar a la vanguardia en la adopción de nuevas tecnologías que permitan generar no solo una mayor seguridad vial, sino también el mejoramiento en la movilidad dentro de las ciudades y en las carreteras del país. Por ende, se deben incorporar estos supuestos normativos incluyendo la incorporación de dichas tecnologías no solo para adoptarlas, sino también para reconocer que muchos vehículos ya traen sistemas que hacen inocua la aplicación de la norma; caso concreto, la eliminación de la llanta de repuesto en muchos vehículos.

¿Qué papel jugaría la seguridad vial?
La seguridad vial debe ser la prioridad en Colombia, por encima de la movilidad. Vemos cómo se crean ‘secretarías de Movilidad’, pero poco se habla de seguridad vial. Hay que aunar los esfuerzos de las diferentes entidades relacionadas con la seguridad vial y lograr que se trabaje apuntando a una misma finalidad y no que cada entidad trabaje individualmente, cumpliendo muchas veces duplicidad de funciones.

Más que una sanción, la imposición de multas parece más enfocada a recaudar recursos...
La imposición de un comparendo y su consecuente sanción deben cumplir una finalidad preventiva y disuasiva. También dichos recursos originados por conceptos de multas deben ser priorizados para el efectivo mejoramiento de la seguridad vial y educación de los actores del tránsito. Sí debemos propender porque la finalidad sea la prevención de accidentes a través del mejoramiento de comportamientos correctos, vías y vehículos seguros.

¿A qué se debe que no haya sido posible en los últimos años tramitar una reforma a fondo al CNT?
A que no hay una unión de intereses a favor de la seguridad vial del país. Tenemos que trabajar por ese objetivo indistintamente de si somos funcionarios públicos o ciudadanos, y dejar de lado esos intereses políticos y económicos que muchas veces terminan generando cambios normativos para favorecer sus propósitos.

Multas por 'exceso de velocidad', una sancion muy rentable

¿Tienen los agentes de tránsito la formación adecuada?
En teoría sí, pero la práctica nos ha demostrado que requieren un fortalecimiento en sus competencias que permita integralmente no solo la aplicación del régimen normativo, sino también que cada ciudadano los vea como un servidor público, entendido como esa persona que eligió una profesión y tiene el conocimiento y carisma de servir y proteger en el ejercicio y desempeño de sus funciones.

¿Y los conductores y motociclistas?
La formación y certificación de conductores adolece de muchos inconvenientes, pues una cosa es lo que exige el código, y otra muy diferente, la realidad que rodea la expedición de una licencia de conducción. Recordemos que la conducción en Colombia está considerada como actividad peligrosa y de alto riesgo; luego, entonces requiere de conductores idóneos, que estén formados, que conozcan la norma y, en especial, que respeten las reglas de tránsito. Es posible hacerlo en Colombia si se implementan mecanismos de control y supervisión efectivos, para verificar que se cumpla cabalmente con las exigencias normativas, y para esto se requiere una interacción entre las diferentes entidades y organismos de apoyo encargados de esta función.

¿Son seguras las carreteras colombianas?
No, nos hace falta mucho por mejorar en la seguridad de nuestras carreteras. Se observan muchos factores de diseño y mantenimiento de las vías que generan accidentalidad. Claro ejemplo es el reciente accidente en La Línea, el cual pudo haberse evitado si existieran rampas de frenado en esa vía que tiene un porcentaje de inclinación bastante notorio. Empero, hay que reconocer que el Gobierno Nacional ha estado realizando esfuerzos para que cada día las nuevas carreteras en Colombia sean mucho más seguras y así lo esperamos los colombianos, que las vías estén a la vanguardia de los estándares internacionales.

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Industria