Industria

Cómo salir bien librado de un choque simple

Desde el pasado 14 de julio cambió la normatividad en estos casos. La Policía de Tránsito no los atenderá, y los propietarios de los vehículos, asegurados o no, deberán resolver la situación y retirarlos de la vía.

Por Daniel Otero

-
Choque

Choque

Una lata hundida o un espejo roto. Así fue la mayoría de los 75.000 choques simples (205 cada día, en promedio) que ocurrieron en Bogotá el año pasado, y que a su vez causaron igual número de trancones.

Esteban Medina y Jorge González* tuvieron un choque con sus respectivos carros en la autopista Norte con calle 116, el sábado 17 de septiembre. Durante casi dos horas esperaron a la Policía de Tránsito, pero cuando un agente llegó al lugar y se percató de que no había lesionados les impuso a ambos un comparendo por obstrucción de la calzada.

Medina y González son apenas dos de los miles de conductores que desconocen que desde el 14 de julio pasado, cuando empezó a regir la Ley 2251, la forma de resolver los conflictos por choques simples cambió en el país. El problema lo deberán arreglar los implicados a través de una conciliación y las aseguradoras en los casos en los que los vehículos estén amparados por una póliza todo riesgo.

Además, los conductores, por su propia cuenta, deberán tomar evidencia del accidente (fotos, videos) para las futuras reclamaciones y, una vez cumplida esta etapa, deben retirar inmediatamente los carros del lugar del choque so pena de que les impongan un comparendo. La única forma de evitar esta sanción es que el vehículo quede con una avería mecánica que le impida moverse.

Otra consecuencia inmediata de la Ley 2251 es que para los casos de choques simples o de latas (en los que no hay lesionados ni fallecidos, solo daños materiales) no será necesario el Informe Policial de Accidentes de Tránsito (Ipat), más conocido popularmente como ‘croquis’.

En noviembre del 2021 se expidió la Ley 2161, que apuntaba a introducir estos cambios, pero únicamente permitía estos ‘arreglos’ en buenos términos entre propietarios de vehículos que tuvieran un seguro todo riesgo. Es decir que las compañías con las evidencias enviadas por sus clientes se encargaban de las reparaciones mediante un cruce de cuentas.

Ahora, con la Ley 2251 las cosas cambiaron (ver ‘Esto es lo que dice la Ley 2251’ al final de esta nota).

Y si bien es posible que en una colisión usted termine asumiendo los arreglos de su carro así no haya sido el responsable, la ley le brinda mecanismos como la conciliación. Si no se llega a un acuerdo con la contraparte, puede acudir a otros de acceso a la justicia (ver ‘¿Qué es una conciliación...?’).

No obstante, uno de los problemas con los que se encuentran los afectados es la deficiencia en las pruebas, generalmente fotografías mal tomadas o que brindan poca información (ver ‘¿Cómo tomar fotos y videos de un accidente de tránsito?’).

Por último, hay que recordar o tener en cuenta que, si bien la ley brinda estas herramientas, su objetivo es evitar que las vías permanezcan obstruidas durante horas causando congestiones innecesarias.

* Nombres cambiados por sugerencia de las fuentes.

Esto es lo que dice la ley 2251

En su artículo 143, referente a daños materiales, señala que “en todo accidente de tránsito donde solo se causen daños materiales en los que resulten afectados vehículos asegurados, o no asegurados, inmuebles, cosas, o animales y no se produzcan lesiones personales, los conductores, entidades aseguradoras y demás interesados en el accidente recaudarán todas las pruebas relativas a la colisión mediante la utilización de herramientas técnicas y tecnológicas, que permitan la atención del mismo en forma oportuna, segura y que garantice la autenticidad, integridad, conservación y posterior consulta y uso probatorio de la información.

“Para tal efecto, el material probatorio recaudado con estas condiciones remplazará el informe de accidente de tránsito que expide la autoridad competente. Independientemente de que los vehículos involucrados en un accidente de este tipo estén asegurados o no, los conductores deben retirar inmediatamente los vehículos colisionados y todo elemento que pueda interrumpir el tránsito y acudir a los centros de conciliación debidamente autorizados por el Ministerio de Justicia y del Derecho.

“Si fracasa la conciliación, cualquiera de las partes puede acudir a los demás mecanismos de acceso a la justicia. Para tal efecto, no será necesaria la expedición del informe de accidente de tránsito ni la presencia de autoridad de tránsito en la respectiva audiencia de conciliación”.

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Industria