Industria

El Salón del Automóvil de Bogotá debe reinventarse

Antes de la llegada de la pandemia, que desató la crisis de la industria automotriz por la falta de microprocesadores, autopartes y contenedores, las marcas se estaban alejando de los salones por sus altos costos.

Por Redacción Vehículos

-
Salón Internacional del Automóvil de Bogotá

Salón Internacional del Automóvil de Bogotá

Como el efecto de un gran tsunami, la crisis mundial de los salones del automóvil llegó a Colombia. Hoy, a pesar de los esfuerzos de Corferias y Fenalco para salvarla, la edición XVII del Salón Internacional del Automóvil de Bogotá está embolatada ante la negativa de las marcas de asistir a la cita de noviembre próximo.

La inasistencia de las marcas no es un capricho. El Salón del Automóvil de Bogotá es la cita más importante de la industria automotriz colombiana y, por lo tanto, todas quieren estar ahí, pero en esta oportunidad, la escasez de inventarios las obliga a hacer una pausa. Esta es solo una de las razones.

Ahora, la pregunta no es si habrá salón del automóvil. La pregunta es ¿volveremos a tener un salón como el que conocimos y visitamos durante los últimos 20 años? La respuesta o parte de ella está en la experiencia de otras grandes citas del automóvil como Ginebra, Tokio, París, Fráncfort o Detroit.

El detonante de la crisis fue el confinamiento mundial que impuso la pandemia del covid 19, y sus consecuencias sobrevinientes: cierre de plantas, escasez de microprocesadores y autopartes, la crisis de los contenedores y más recientemente la invasión rusa a Ucrania.

Todas estas contingencias llevaron a algo impensado en otras épocas: no tener vehículos disponibles para la clientela, o someterla a largas esperas por un carro nuevo. La falta de público obligó a cancelar el Salón de Bogotá del 2020, igual suerte corrieron Detroit, París, Pekín y Nueva York, entre otros; y el de Fráncfort se mudó a Berlín.

La gota que rebosó la copa fue el anuncio, en octubre del 2021, de los organizadores del Salón de Ginebra de la cancelación de sus actividades hasta 2023. Esta es la muestra más emblemática e, históricamente, la más importante de Europa y donde las marcas presentaban sus mejores novedades.

(Le puede interesar: Ferrari Purosangue debutará en septiembre)

Pero no todo se puede achacar a la pandemia. Antes de que irrumpiera el covid-19 la industria automotriz ya se cuestionaba el formato de salón del automóvil. La inmediatez que proporcionaban las nuevas tecnologías de la comunicación, las redes sociales y la globalización llevaron a que la agenda de las marcas ya no estuviera sujeta a estas exposiciones, que por años fueron los escenarios ideales para mostrar novedades al público.

Con la tecnología ya no hay que esperar hasta un salón o una feria para conocer un modelo. Estos se transformaron en vitrinas donde se hace real lo que ya se ha visto de manera virtual. Pero además, el alto costo por estar presente en las exposiciones fue uno de los motivos por los cuales muchas marcas empezaron a marginarse de los salones más importantes de Europa y del mundo.

Salón Internacional del Automóvil de Bogotá

El caso del Salón del Automóvil de Bogotá es muy particular porque es uno de los pocos que se sale del molde de la pura exhibición, aquí el gran gancho es la feria que en cada edición les daba a las marcas la posibilidad de vender sus carros nuevos e incluso saldos de su inventario a mejores precios.

Pero la falta de inventarios y los costos son afines a todos los escenarios y al no ver una oportunidad comercial clara las marcas están priorizando otros canales de interacción con el público y sus clientes. La más usual y motivada por la pandemia para evitar las aglomeraciones es la presentación virtual de sus modelos y novedades.

Estas tienen grandes ventajas para los fabricantes, les permiten un discurso unidireccional, pero a la vez interactuar en vivo con sus clientes; ahorrar recursos y asegurarse de que lleguen las imágenes y la información que necesitan transmitirles a sus potenciales compradores.

Esta es una parte del cambio. La otra está relacionada con la forma como cambió el perfil de los compradores que cada vez más consultan las reseñas digitales en diferentes formatos y canales de los modelos que les pueden interesar. Se puede decir que cuando el cliente llega al concesionario ya tiene ‘suficiente ilustración’ y una decisión tomada.

Salón Internacional del Automóvil de Bogotá

Y una última razón que esgrimen los fabricantes es el ambiente competitivo que se ve en los salones, donde, entre tantas marcas y modelos nuevos, sus lanzamientos y novedades se ven opacados por sus competidores o pierden el foco y la atención de los asistentes y medios de comunicación. Por eso prefieren organizar sus propios eventos, donde las marcas tienen el poder y el control total de lo que quieren mostrar.

Finalmente, habrá que esperar para saber si en un futuro seguimos asistiendo a salones del automóvil tal como los habíamos conocido hasta hace unos cuatro años. Todo indica que no será igual, y más allá de la crisis actual y situaciones coyunturales, lo que se prevé es que los salones están obligados a asumir un nuevo reto: reinventarse o desaparecer para siempre.

(Siga leyendo: Toyota presentaría una edición alto rendimiento de la SUV eléctrica bZ4x)

El camino es convertir los salones en escenarios más conceptuales o temáticos, aunque en este campo también hay cambios porque las ferias de electrónica y digitales como el CES, a las cuales estaban acudiendo las marcas de carros para mostrar sus avances, se han mermado y, por ejemplo, en la última edición a comienzos de este año no fueron Meta, Google ni Amazon, para las cuales este era un escenario casi obligatorio. Y esa feria fue mitad presencial y la otra, virtual.

Salón Internacional del Automóvil de Bogotá

‘Hay una realidad, no tendremos carros para mostrar en el salón’

Más de 200.000 visitantes, una muestra de mil vehículos de 60 marcas diferentes distribuidos en 54.000 metros cuadrados, y la venta de unos 20.000 carros nuevos, sin contar las de accesorios. Estas son las cifras del balance de la edición XVI del Salón Internacional del Automóvil de Bogotá que se realizó en el año 2018.

Al cierre de esta edición, la posibilidad de volver a una muestra como esta y repetir o acercarse a ese balance está embolatada. La edición XVII del Salón que se realizaría del 8 al 20 de noviembre está en entredicho.

(Además: Precio de la gasolina aumentará en Colombia ¿de cuánto será el incremento?)

Las directivas de Corferias y Fenalco buscaban una fórmula que les permita salvar el encuentro, a pesar de que hay un consenso entre las marcas para no acudir a la cita de noviembre, según lo estableció EL TIEMPO con sus voceros.

Aunque no es la única razón, la falta de carros es la primera que esgrimen las marcas para no estar en el Salón del Automóvil de este año. Este es un problema común para todas, pues el plazo de entrega de los carros nuevos en el mejor de los casos es de tres meses.

“Hay dos situaciones: no hay una marca que tenga claro qué le va a llegar en tres meses, no hay carros para ofrecer, y por más que sea un salón siempre ha sido un espacio para vender carros. Es una inversión alta, y eso versus el valor, si no hay inventarios, pues no tiene sentido.

Venue, el más reciente lanzamiento de Hyundai en Colombia

“Si uno quisiera mostrar un carro nuevo, la marca no me lo manda para poner en el estand”, explico Noel Ardila, director comercial de Hyundai.

En esto coincide Juan Carlos López, gerente de Nissan, quien reconoce la importancia del salón, pero admite que debe haber una transformación hacia el futuro.

“Todavía hay oportunidad de trabajo, pero en términos de inversión sigue siendo muy alta. Hay mucho que mejorar y también hay que seguir posicionado este salón no solamente como oportunidad de compra, sino también como una manera de ver muchas novedades y tener más polos de atracción para el consumidor”, afirma López.

Y sobre el futuro, agrega que el Salón de Bogotá debe tener una transformación estructural, definir si va a haber un nuevo mensaje, si es feria o es autoshow, si se va a transformar en términos de tamaño, inversión, duración y de espacio y arquitectura para facilitar la logística, el acceso y la comodidad del público.

Nissan Qashqai, el más reciente lanzamiento de la marca en Colombia

 Más noticias

Honda y Sony formalizan su alianza

Volkswagen le quitará la corona a Tesla en ventas de eléctricos: Bloomberg

Dacia estrena nuevo logo y lanzaría una Duster híbrida en 2024

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Industria