Industria

¿Eran mejores los rines pequeños y las llantas altas?

La evolución en la tendencia del tamaño de rines y llantas en los carros obedece tanto a temas de diseño como de desempeño.

Por Revista Motor

-
Llantas

Llantas

Si repasamos los anales del automóvil vemos que era una generalidad que todos usaran rines de 15 o 16 pulgadas de diámetro hasta los años 70, cuando aparecieron los rines 14, especialmente en carros americanos, y luego se generalizaron los 13 en los sedanes intermedios y pequeños. Ahora, ya los 15 tienden a desaparecer y estamos hablando de rines de 16 para arriba, siendo los 17 una medida usual, y ya ver aros de 20 o 22 pulgadas no es anormal. 

(Le puede interesar: Precio de la gasolina aumentará en Colombia ¿de cuánto será el incremento?)

¿Qué pasó? Hay consideraciones estéticas. Es mucho más bonito un rin grande de aleación con formas que son parte del diseño del vehículo que un estampado pequeño de acero envuelto en un cinturón enorme de caucho. Tan es así que no hay diseñador de carros y prototipos que presente en un salón un aparato que no use unos rines enormes para darle realce a su producto, aunque en la mayoría de los casos sean irrealizables. Pero cada vez están más cerca de la producción masiva, al menos en tamaño. 

Las consideraciones valiosas son las técnicas. Por un lado, para una determinada altura del conjunto rin/llanta, cuanto menor sea el hombro de la llanta, más estable es, porque se deforma menos en las curvas, pero también es menos flexible ante los impactos del piso, por lo cual la marcha es menos confortable. 

Por otro lado, con el aumento del tamaño, peso, frenos y potencia de los carros y SUV, se requiere más caucho sobre el piso, es decir, ancho efectivo de la rueda, el cual se estima en una proporción con su altura, que llamamos perfil y está expresado en la cifra 35, 45, 50, 60, 70 y más, que acompaña la referencia de una llanta. Mientras más baja el número, más ancha es la rueda con respecto a sus hombros. También juega que es menor el peso de un rin que la masa equivalente que se pondría en caucho, y eso ayuda a las suspensiones.

Llantas

(Además: Movilidad: esta es la multa por conducir bajo los efectos del alcohol)

Total, los rines grandes están para quedarse. Pero hay que saber pedirlos en el carro nuevo porque tienen sobreprecio, y no cometer errores al cambiar los de origen. Si busca agarre, rendimiento y mejor frenado, unos rines más grandes con llantas de menor perfil sirven, pero son más vulnerables en los huecos tanto los hombros de la llanta como los rines mismos, porque tocan más fácilmente el obstáculo. Por lo general, las llantas de ese tipo para rines de más diámetro y menos hombros tienen una dureza inferior (treadwear) y se gastan más rápido porque están enfocadas en vehículos de prestaciones más deportivas. 

Como se deduce, no tiene sentido hacer esos cambios en vehículos de trabajo, transporte o carga de cualquier tamaño como se ven con frecuencia en las calles, porque para sus necesidades están por delante el rendimiento y la duración del conjunto que la “pinta” del aparato.

Más noticias

Certificado de la revisión técnico mecánica: conozca cómo descargarlo

Fotomulta: ¿Cuál es el plazo para notificarlo antes de vencer el término?

Consejos para pulir los faros del vehículo

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Industria