Industria

Futuro: Airbus propone volar con hidrógeno

A diferencia de los automóviles, en los aires el paso de los combustibles fósiles al hidrógeno parece ser la ruta del futuro más viable.

Por Revista Motor

-
Airbus Zero e, avión de hidrógeno

Airbus Zero e, avión de hidrógeno

Aunque los aviones no son los grandes culpables de las emisiones de dióxido de carbono que tanto mal hacen al medio ambiente y contribuyen al calentamiento global, la industria aeronáutica trabaja en nuevas tecnologías de combustibles y en conceptos de las naves para ajustarse a las exigencias y asegurar su crecimiento y funcionalidad.

La aviación es culpable apenas de un 12 por ciento de todas las emisiones que generan las diversas fuentes de transporte, que en las vías y las carreteras producen un 74 por ciento de esos elementos tóxicos. Los combustibles son, obviamente, la primera fuente de investigaciones para ir preparando los aviones del futuro cercano.

Airbus Zero e, avión de hidrógeno

Lea también: ¿Cómo serán las cabinas de avión luego de la covid-19?

La electricidad y la energía solar son los recursos más obvios, pero, a la vez, los más distantes. Para producir el empuje que se necesita para operar un avión, en cualquier proporción a su tamaño, se requiere un respaldo de baterías para llevar la energía de los motores lo que las hacen inviables, al menos por ahora. Aunque se discute de momento una posible solución intermedia, que sería, como en los carros híbridos, usar unos motores para combustible fósil y otros para electricidad. Algo parecido ya se ha hecho mezclando biocombustibles con los tradicionales para uso de uno de los motores.

La recuperación de la enorme energía solar, desperdiciada a rodo, no es algo evidente. Los paneles son masivos, pesados y poco eficientes en proporción con la electricidad que necesitarían los motores de los aviones de transporte grandes. Hay muchos prototipos que se han visto con enormes alas por estos sistemas, que no han pasado de esa fase por las citadas limitaciones.

Queda entonces a la mano, aunque no a corto plazo, el hidrógeno, que aplicaría en sustitución de todos los tipos de motores basados en turbinas y que en aeronaves sería más viable de implementar que para los carros, desde el punto de vista de soporte en tierra. Eso es, estaciones de producción y almacenamiento del H2, y el tanqueo es otro punto costoso y complejo. También deberán rediseñar muchos de los fuselajes y alas, pues por su condición química el volumen de hidrógeno es mucho mayor que el ocupado por el combustible jet para unas horas de vuelo similares.

Lea también: ¿Cómo serán las cabinas de avión luego de la covid-19?

El hecho final es que la investigación y el desarrollo van por ese camino, y Airbus dio a conocer bocetos externos de cómo serían los aviones aptos para funcionar así, cosa que no creen que se vea antes de 15 años.

Airbus Zero e, avión de hidrógeno

Dato
Mientras llegan los avances en los combustibles, los aviones siguen en fase de evolución en cuanto a materiales para que sean más livianos y de formas aerodinámicas, especialmente sus alas, para tener menos resistencia al avance, de tal forma que consuman menos. También se ajustarán las rutas y los procedimientos para hacerlos más expeditos y reducir los tiempos de vuelo.

Cifra
48.000 aviones es la población estimada en los cielos en el año 2038 para atender las demandas de movilidad de los 9.100 millones de personas que habrá en ese entonces en el mundo.

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Industria