Industria

Impuesto de vehículos: ¿De dónde sale el avalúo de los carros?

EL TIEMPO detectó inconsistencias en la forma como el Ministerio de Transporte calcula la base gravable para el pago del impuesto. Hay avalúos para modelos recientes de carros que ya no se producen.

Por Redacción Vehículos

-
Tráfico y trancones en Bogotá

Tráfico y trancones en Bogotá

¿Sabe usted cómo se determina la base gravable para el pago de impuesto de vehículos? Según la Resolución 56765 de 2021, esta se fija de acuerdo con la marca, línea, cilindraje del motor, capacidad de carga, capacidad de pasajeros y año del modelo.

Esta es la respuesta del Ministerio de Transporte a una consulta hecha por EL TIEMPO. Pero, al hacer una revisión aleatoria de las tablas que esa cartera publica cada año, hay varias sorpresas que dejan dudas e inquietudes sobre la forma como estas se estructuran.

Una de esas dudas, muy curiosa por cierto, es que entre las 4.602 referencias de automóviles y 5.928 de camionetas y camperos, aparezcan vehículos que hace años dejaron de fabricarse, y peor aún, otros que tienen avalúo mucho antes de que salieran al mercado.

Esto pasa con todos los modelos. Es el caso del Renault Twingo, que estuvo en el mercado colombiano 16 años, desde 1996 hasta el 2012. Pues bien, en las tablas aparecen 24 referencias de este carro, incluida la base estándar de modelos posteriores a 2012, cuando dejó de producirse en la planta de Sofasa en Envigado, hasta llegar al modelo 2021 avaluado en 31.330.000 pesos.

Mirando hacia atrás, cuando no estaba tal vez ni en los planes de la marca, ni en los dibujos de sus diseñadores, ni en los planos de los ingenieros, aparece la Mazda CX-30 con avalúo desde el año 1997 y anteriores. Hay que recordar que este carro llegó al país en febrero del 2020, pero para 1997 ya existía. Según el Mintransporte, el avalúo de ese año para el modelo Grand Touring de dos litros es de 8.320.000 pesos.

Mazda CX-30

Otra de las inquietudes tiene que ver con el aumento del avalúo de los carros, que es en últimas el que determina el valor del impuesto a pagar. Según el artículo 145 de la Ley 488 de 1998, esas tarifas van desde el 1,5 al 3,5 por ciento sobre ese valor. En este punto, encontramos que hay algunos modelos en los que subió la base gravable, y en otros disminuyó.

“Para la definición de las bases gravables de vehículos automotores, el Ministerio de Transporte, desde el año 2016, ha venido aplicando el principio de progresividad tributaria, del cual se deduce que la carga tributaria de los diferentes obligados debe ser acorde a su capacidad contributiva”, responde el Ministerio.

Y agrega, “para la determinación del impuesto sobre vehículos automotores del año 2022, el Ministerio de Transporte realizó la desagregación de líneas y para aquellas líneas cuyo valor comercial incrementó con respecto al año anterior y las que presentaron diferencias considerables con respecto al año anterior, el incremento que se les aplicó fue únicamente del IPC, esto, con el fin de generar mayor equidad, eficiencia y progresividad en el impuesto”

De estas respuestas llama la atención que el Ministerio hable, en términos de impuesto de vehículos, de que “la carga tributaria sea acorde a la capacidad contributiva” de los propietarios. Lo cual deja una duda, ¿se cobra por el valor y modelo del carro o por los ingresos de su dueño?

En el segundo caso, al hablar de equidad, eficiencia y progresividad en el impuesto, o sea, en su aumento, no se tiene en cuenta que el carro es un bien altamente depreciable. Y que, si bien hay un aumento en el precio de los usados, este es relativo, porque no tiene en cuenta la devaluación del peso frente al dólar, y obedece a una ‘burbuja’ producida por la escasez de modelos nuevos. La realidad es que con la plata de hace cuatro años no se compra el mismo carro hoy.

Carros usados

Los hallazgos

La pregunta que los propietarios de carros se hacen, ahora que se acerca la fecha para el pago del impuesto, es si los avalúos aumentaron. La respuesta es sí, pero en algunos casos; en otros, por el contrario, hay una reducción importante, lo cual también deja dudas sobre los cálculos que hacen los técnicos del Ministerio de Transporte.

En este punto comparamos de forma aleatoria varios carros populares modelo 2020. Por ejemplo, para el año gravable 2021 el modelo de la línea base estándar del Chevrolet Spark de 1.0 litros estaba avaluado en 17.230.000 pesos, y el de 1.2 litros en 20.300.000 pesos. Para el año gravable 2022, esos mismos carros están avaluados en 15.540.000 y 18.670.000 pesos, respectivamente.

No ocurre lo mismo con el KIA Picanto. El avalúo para el modelo base estándar (que es, como se dice popularmente, el carro ‘pelado’, sin extras) en el 2021 era, para la versión de 1.100 cm3, de 22.380.000 pesos; y para el de motor de 1.250 cm3 de 28.310.000 pesos. Para el año gravable 2022, el avalúo aumentó, el primero ahora vale 22.710.000 pesos, y el segundo, 28.720.000. En este caso son dos modelos equivalentes, pero que no merecen la misma óptica de quienes hacen las tablas.

Lo curioso de estos avalúos es que en la misma tabla aparece un modelo Picanto con motor de 998 cm3 avaluado en 30.380.000 pesos, un carro claramente con menores prestaciones mecánicas que sus dos hermanos mencionados.

Este caso pone en entredicho el punto, según el cual el cilindraje o tamaño del motor es uno de los referentes para calcular el avalúo. En la lógica de los usuarios, como sucede con el Soat, a mayor cilindraje, mayor es la tarifa. Esto se aprecia también en el modelo Logan básico de Renault. Para el año 2021, este modelo de 1.400 cm3 estaba avaluado en 29.350.000 pesos, y el mismo carro con motor de 1.600 cm3 en 25.610.000 pesos, o sea, casi cuatro millones menos que lo que cuesta el carro con motor más pequeño.

Lo mismo pasa con la Chevrolet Tracker, el tamaño de su motor no tiene en el avalúo ninguna incidencia. En el 2021 los modelos de esta SUV de 1.8 litros y dos litros estaban avaluados en 45.460.000 pesos. Y estos son solo algunos casos.

Chevrolet Tracker

Cada letra, nombre o centímetro cúbico valen

Visto esto, el avalúo de los carros y su criterio para aplicarlo más parece hecho con ‘regadera’, porque los fijados por los tamaños de los motores son contradictorios.

Para ahondar más en el asunto hay que remitirse al 2016, cuando en un polémico contrato con una firma de sistemas hubo una ‘desagregación’ de las líneas de cada modelo que se vendía en el país. El argumento era que esto hacía más equitativo el cobro del impuesto. Este proceso fue tan traumático y mal desarrollado que causó la parálisis de los cobros y, algo más, sumó mucho entre los argumentos que se acumularon para obligar la renuncia de la ministra de ese entonces.

De ahí que, como lo mencionamos arriba, solo en autos, camperos y camionetas existan más de 10.000 referencias. Aquí no están incluidas las pick-up ni los carros de servicio público.

Esa ‘desagregación’ de la que habla el Ministerio de Transporte tiene su origen en una estrategia de las marcas para vender más carros, ni más ni menos.

Esa estrategia consiste en que las marcas lanzan al mercado versiones diferentes de un mismo modelo, o hacen actualizaciones estéticas conocidas como facelift, a las que adicionan accesorios y extras que aumentan el precio del carro, pero que en últimas está construido sobre una misma plataforma y goza de las mismas prestaciones mecánicas que el modelo base y en el mercado del usado pierden relevancia (Ver 'El éxito del Renault Twingo' al final de esta nota).

Para eso acuden a atractivas palabras (casi siempre de origen inglés) y letras que suman en la factura: GL, GX, GTL, GTX, LX, GLX, SG, SGX, Prime, Touring, Grand Touring, Sport, Prestige, Dynamic, Edición Especial, Authentique, All New, Elegance, Classic, New Style, Confortline, Design, Exclusive, Highline, Intens, Expression, Zen, Xtreme, entre muchas otras.

Chevrolet Spark Life

Esto se puede apreciar en los modelos Spark (Chevrolet) y Picanto (KIA). Para este año, el avalúo de la línea base estándar del modelo Spark 2020 de 1.0 litros es de 15.540.000 pesos y el de 1.2 litros de 18.310.000. No obstante, figuran otros modelos con valores muy diferentes, aunque con motores de 995 cm3: Spark GO MT (16.840.000 pesos); Spark Life MT (18.940.000); Spark LIFE ABS C/A (21.180.000 pesos); Spark Life Lujo MT (17.850.000 pesos); Spark Life Sport MT (17.850.000) y Spark LS (18.940.000 pesos).

En los KIA Picanto, el modelo 2020 estándar de 1.100 cm3 está avaluado en 22.710.000 pesos y el de 1.250 cm3 en 28.720.000. Los valores del mismo carro muestran diferencias notables. El Picanto 1.1 litros (1.086 cm3) está avaluado en 28.310.000 y el MT (transmisión mecánica) en 25.920.000.

De ahí en adelante los nombres y las letras, y por supuesto el avalúo, son caprichosos. El modelo EX 5P MT de 1.083 cm3 está en 25.920.000, mientras que el iON de 1.0 litros (998 cm3) está tasado en 26.750.000 pesos. En los modelos iON con motores de 1.248 cm3, la transmisión automática (AT) y la mecánica (MT) no parece hacer diferencia, ambos están avaluados en 28.340.000 pesos.

Igual pasa con los modelos Picanto Xtreme de la marca coreana, pero sorprende que el modelo Morning de 1.1 litros (1.086 cm3) suba a 36.110.000 pesos y el X-Line de 1.250 cm3 esté avaluado en 38.370.000 pesos.

Es bien sabido que en la vitrina el carro con transmisión automática es más costoso que el de caja mecánica. No pasa así en los avalúos del Renault Logan Privilege con motor de 1.598 cm3. La versión automática está en 28.810.000 pesos, mientras que la mecánica figura con 29.200.000 pesos como base gravable.

Renault Duster

De la misma forma, los carros con impulsión 4x4 son más costosos que los de transmisión sencilla (4x2). Por citar un caso, los modelos 2020 de Renault Duster con sus variantes Dynamique, Expression y Discovery, todos con motores de 1.6 y 2 litros, indistintamente de si están equipados o no con transmisión manual o automática están avaluados igual, en 41.000.000 de pesos.

Por el contrario, con los modelos 2020 de la Chevrolet Tracker, los técnicos del Ministerio parece que decidieron no tener en cuenta ni cilindrada, ni transmisiones, ni letras. La base gravable del modelo estándar de 1.800 y dos litros es la misma, 46.110.000 pesos. Y curiosamente, todas las versiones (AWD LT AT; FWD LS AT; LS MT; LS AT, LT y LTZ), gozan del mismo avalúo, 44.740.000 pesos.

Esa ‘desagregación’ al final lo que genera es confusión para los contribuyentes al momento de pagar el impuesto de vehículos, que además tiene otra falla, castiga con mayores costos a los carros nuevos, que son los que usan tecnologías más limpias o menos contaminantes. Sin olvidar que en muchos casos el Ministerio aplica el criterio de lujo o de “alta gama” a vehículos que ya pagaron ese gravamen adicional cuando fueron matriculados y que en la vida real ocupan el mismo espacio en las vías.

La exitosa historia del Renault Twingo

Este simpático y muy querido auto, que causó una revolución en todo el mundo, se empezó a ensamblar en Colombia en 1996, como parte de un plan de Sofasa para actualizar su gama de vehículos. El primero tuvo un motor Cleón-Fonte de 1.2 litros, 55 caballos y una transmisión de cinco velocidades. En 1999 se le hicieron cambios estéticos y se cambió el motor por el D7F de 1.2 litros, 8 válvulas y 60 caballos. Luego, en el 2005, se pasó a uno de 1.2 litros de 16 válvulas con 75 caballos de potencia.

El Twingo se produjo desde 1996 hasta el 2012, 16 años durante los cuales se vendieron 99.833 unidades. Salvo los cambios de motores, su plataforma solo tuvo diferencias cosméticas. Es decir, siempre fue el mismo carro.

Su éxito obedece a la creatividad de un publicista que se ideó una serie de versiones con diferentes nombres, que a la postre ayudaron a vender el mismo carro con diferente ropaje. Es así como nacieron las versiones Acces, Dinamique, Extreme, Personalite, U, Titanium y otras más, con un claro sentido comercial asociado a marcas como Sony o Totto.

Como dato curioso, en las tablas de avalúos del Ministerio de Transporte aparecen 24 diferentes referencias de Renault Twingo con motorizaciones de 1.149, 1.150, 1.239, 1.200, 1.300 y 1.400 cm3.

Como se ve, muchas nunca existieron y las inventaron quienes hicieron las tablas.

Renault Twingo

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Industria