Industria

Las verdades a medias de la ‘ley de choques de latas’

La Ley 2161 no acabó con el 'croquis'; lo que hizo fue adicionar y habilitar el uso de herramientas tecnológicas para documentar las pruebas.

Por Redacción Vehículos

-
Choque carros. Foto: iStock

Choque carros. Foto: iStock

Mucho ruido se hizo con los alcances de la Ley 2161 del 26 de noviembre de 2021, incluso por parte de algunas autoridades de tránsito, quienes anunciaron que el levantamiento del ‘croquis’ en casos de choques simples o de latas había llegado a su fin, afirmación que en la práctica no es cierta.

“No tendrán que esperar por horas para que lleguen las autoridades (…) las personas podrán tomar fotos, videos, hacer un reporte y luego lo envían a la aseguradora. Después de esto, deberán mover el carro”, dijo en enero el entonces secretario de Movilidad de Bogotá, Nicolás Estupiñán.

En las afirmaciones del exfuncionario –e incluso de algunos medios– hay verdades a medias. También la mencionada Ley –la misma que introdujo un descuento del 10 por ciento a la tarifa del Soat– contiene en su articulado lo que popularmente se conoce como ‘humo’.

Choques simples o de latas

Veamos. La Ley 2161 sí establece que los conductores implicados en un ‘choque de latas’ podrán conciliar y acudir a las compañías aseguradoras sin que sea necesario el ‘Informe policial de accidentes de tránsito’ (Ipat), mal llamado ‘croquis’, como se le conoce popularmente a este procedimiento.

Pero ojo, y este es un detalle relevante, esto solamente es posible siempre y cuando los vehículos implicados en un choque simple estén amparados por un seguro todo riesgo que no es el propio Soat. Según cifras de las aseguradoras, el 70 por ciento del parque automotor de Colombia no cuenta con un seguro, incluido el Soat.

En otras palabras, si los vehículos implicados no tienen una póliza particular vigente, los conductores o propietarios deberán esperar hasta cuatro, cinco horas o más, armando el consiguiente trancón, hasta cuando llegue el policía de tránsito, como de hecho está ocurriendo en Bogotá, que era lo que supuestamente se quería evitar con la nueva norma.

La ley establece, en segundo lugar, que los involucrados en el accidente podrán usar herramientas técnicas y tecnológicas (tomar fotos o hacer videos desde sus dispositivos móviles) para documentar y mostrar pruebas a las aseguradoras para que se realicen las reparaciones pertinentes.

Y tercero, y este requisito es fundamental para este nuevo procedimiento, es que en caso de choques simples no haya lesionados ni víctimas fatales. Y que ninguno de los implicados esté bajo efectos los efectos de bebidas alcohólicas.

Accidentes simples en la calle

Los vacíos de la Ley 2161
El objetivo de esta norma era incluir una solución para así ponerles fin a los conflictos entre conductores y, sobre todo, a los tortuosos trancones que ocasionan los choques simples en las ciudades y cuyos costos de reparación no son tan altos.

“Esta determinación permite que se reduzca en tiempo la atención al momento de un siniestro simple, lo que es muy positivo a la hora de no generar congestión en las vías que todos utilizamos”, aseguró en diciembre la ministra de Transporte, Ángela María Orozco.

Solo en Bogotá, durante el año 2021 hubo cerca de 75.000 choques simples o de latas, según la Secretaría de Movilidad. Es decir, 205 choques diarios que causaron igual número de trancones por una lata hundida o un rayón en la pintura.

Por esta razón, la Ley 2161 adicionó el artículo 42A a la Ley 769 de 2002 (Código Nacional de Tránsito) que señala: “La compañía aseguradora que ofrezca el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat) previsto en el artículo 42 de la Ley 769 de 2002 deberá además ofrecer una póliza complementaria cuya suscripción será voluntaria por parte del tomador, siempre y cuando la compañía aseguradora contemple dicho servicio dentro de su portafolio”.

Y agrega: “Este aseguramiento voluntario adicional tendrá por objeto la cobertura de responsabilidad civil por daños materiales a terceros, cubriendo la reparación o parte de ella de los bienes asegurables, en caso de presentarse un choque simple”. Y el artículo 5.º hace referencia al uso de herramientas tecnológicas.

Choque carros. Foto: iStock

Dichos artículos merecen varias aclaraciones. Primero, que en el 42A se utiliza el verbo adicionar, que es muy importante porque no está derogando o suprimiendo ninguna norma. En este caso, los artículos 143 y 144 del CNT referentes al ‘Informe policial’ siguen vigentes y por lo tanto son de obligatorio acatamiento por parte de los agentes de tránsito. En resumen, la obligación de ‘levantar el croquis’ sigue vigente.

La otra aclaración es que la introducción en la ley del cubrimiento de daños a terceros en los casos de choques simples no es solo voluntaria por los tomadores de pólizas Soat, sino que también depende de si las compañías aseguradoras ofrecen dicho servicio dentro de su portafolio de seguros. Además, la ley señala que “las compañías aseguradoras determinarán con libertad de oferta los montos asegurables”.

EL TIEMPO indagó con varios vendedores de Soat si ofrecían el cubrimiento adicional para choques simples. Solo una compañía, Seguros Mundial, ofrece una póliza que cuesta 123.000 pesos al año y tiene un cubrimiento de 25 millones de pesos por daños al vehículo o daños a terceros.

En resumen, en un país en donde los seguros no tienen la acogida, e incluso los obligatorios se falsifican o no los compran por su costo, es muy difícil que prospere una póliza todo riesgo, así esta sea de bajo costo. Y más si la ley deja otros vacíos: ¿cómo se cuantifican los daños de un choque simple? Porque no vale lo mismo reparar un espejo, un parachoques o las puertas de un Renault 4 de los 70 que lo que cuesta reparar esas mismas piezas equivalentes en un vehículo de modelo más reciente que pueden valer 10 o más veces.

De ahí que la famosa ley que se anunció como la solución a los trancones por choques simples sea catalogada por empresarios del sector asegurador como “absurda e inoficiosa”.

Choques simples o de latas

¿Hay multas en los choques simples?
La ley indica que si los implicados en los accidentes se niegan al retiro del vehículo, un agente de tránsito puede inmovilizar el carro e imponer un comparendo por bloqueo de calzada. Solo “en los casos en que sea materialmente imposible el retiro de los vehículos en razón de las condiciones técnico-mecánicas del mismo, se procederá a su retiro y traslado del vehículo, sin que por estos hechos haya lugar a la imposición del comparendo por bloqueo de calzada o intersección”.

Arreglos a un solo clic para carros asegurados
En octubre del año pasado, Fasecolda lanzó una novedosa aplicación que servirá para que en un choque de ‘latas’ entre vehículos livianos asegurados no haya que esperar el ‘croquis’.
La aplicación se llama Marcus y sirve para recoger las pruebas en los choques simples que ocurran entre dos vehículos que cuenten con seguro contra todo riesgo, en menos de 15 minutos, siempre y cuando exista la voluntad de una conciliación amistosa entre los conductores involucrados en el choque. La utilización de Marcus se lleva a cabo a través de las empresas de asistencia de las aseguradoras.

En esta nota

  • Choque de latas
  • Ley 2161
  • Ley choques de latas

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Industria