Industria

¿Por fin despega el carro volador?

En Eslovaquia fue certificado el primero, tanto para usar en el espacio aéreo como las calles. Guarda o saca sus alas y la cola en solo tres minutos.

Por Revista Motor

-
AirCar, el carro volador recibe homologación

AirCar, el carro volador recibe homologación

El carro volador ha sido la ilusión de muchos, la ambición de otros tantos y la realidad de pocos aparatos funcionales. Sobran reseñas y anuncios a lo largo de la historia de ambas máquinas, alrededor de las cuales cientos de ingenieros y millones de dólares han irrigado el mercado de las ideas, de los prototipos y de los anuncios, siempre para una fecha cercana, pero igualmente flexible.

Hay una barrera básica para que un carro vuele o un avión transite normalmente en las calles: las alas, que requieren unas dimensiones importantes para darle sustentación al carro de tal manera que despegue y vuele. Esto hace que tengan que ser plegables para que ocupe el espacio del carro normal en las calles.

Otra es la impulsión, porque se requiere una hélice que no se puede mimetizar fácilmente e implica un compromiso complejo de diseño y estética.

AirCar, el carro volador recibe homologación

También impone condiciones complejas el sistema de control del avión en la parte trasera, donde deben ir las aletas estabilizadoras y el timón vertical o de cola que le concede direccionalidad.

Finalmente, surge el contrapunteo aerodinámico, porque la armazón del automóvil, incluidas sus ruedas, se opone a un rendimiento fluido en el aire y esos mismos elementos de control aéreo son un estorbo en tierra.

Resueltas estas contradicciones, hay que obtener los permisos de las autoridades de piso y aire, cosa en la cual otros constructores como Terrafugia aún están en proceso y que el fabricante del AirCar acaba de resolver y homologar, luego de cuatro prototipos previos generados por el profesor Stefan Klein, en Eslovaquia.

AirCar, el carro volador recibe homologación

Su aparato se transforma en apenas tres minutos mientras camufla las alas y acomoda las ropas, bien sea para rodar o volar. Como todo avión, es muy ligero a pesar de ser también automóvil, pues apenas pesa 1.100 kilos y puede llevar una carga de 200 adicionales, es decir, pasajero y maletas. Tal vez este es su mayor logro de diseño e ingeniería.

El AirCar completó más de 40 horas de vuelos, con virajes escarpados a 45 grados, despegues en menos de 300 metros y 142 aterrizajes en el aeropuerto de Piestany, Eslovaquia, donde se hicieron las pruebas finales para recibir la homologación y autorización para volar sin restricciones diferentes a las del propio aparato.

Dato
El AirCar funciona con un motor de BMW 1.6 derivado del que ponen en los Mini. Hay 140 caballos disponibles y con ese empuje vuela a 190 kph y se ha probado hasta 8.200 pies de altura con una autonomía de 1.000 kilómetros y bajo consumo a 200 kph.

Precio
500 mil dólares pagó ya el primer cliente del AirCar, y se anuncia un modelo de 300 caballos que costará el doble.

AirCar, el carro volador recibe homologación

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Industria