Industria

¿Por qué aumentan las muertes en accidentes de tránsito?

A pesar del número de víctimas del 2021, Luis Lotta, director de la ANSV, dice que no hay fallas en la política de seguridad vial.

Por Redacción Vehículos

-
Accidente de  motos

Accidente de motos

Desde el año 2007 hasta el 31 de diciembre del 2021, según cifras oficiales, los accidentes de tránsito han dejado 94.371 personas muertas y unas 656.000 heridas. El año pasado fue uno de los peores, hubo 7.270 víctimas mortales.

En ese preocupante universo de víctimas y cifras, estas últimas muestran que la mayoría de los fallecidos en accidentes son jóvenes entre los 15 y los 29 años. Y en el informe presentado el año pasado al Congreso, la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) señaló que entre 2018 y 2021, 2.938 niños murieron en siniestros viales.

En el 2020, incluso con disminución de movilidad en las calles, 1.976 jóvenes perdieron la vida en las vías; el total nacional de ese año fue de 5.641 víctimas.

“Al analizar el histórico entre 2010 y 2019, más de 20.000 jóvenes murieron durante la década pasada en siniestros viales”, señala el último ‘Informe de juventud y siniestralidad vial’ de la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En la última década, Colombia ha tenido cada año, en promedio, entre 170.000 y 200.000 siniestros viales; 700.000 lesionados, de los cuales más de 40.000 deben ser hospitalizados; y 6.500 fallecidos, de estos, 54 por ciento son motociclistas. De los 7.270 fallecidos el año pasado, 4.312 eran motociclistas; 1.566, peatones; 852, usuarios de vehículos y 471, ciclistas.

Accidente

¿Qué está pasando?
¿Por qué, a pesar de las campañas de prevención, la gente se sigue muriendo en calles y carreteras? ¿Es un fracaso de la política de seguridad vial? ¿Es irresponsabilidad de todos los actores viales?

“La política no ha fallado”, le dijo a EL TIEMPO el director de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), Luis Lotta, quien agregó: “Se ha configurado una propuesta de política para el abordaje de la seguridad vial del país para los próximos diez años, a partir de los lineamientos definidos por la Organización de las Naciones Unidas, en el marco de la segunda década de acción por la seguridad vial”.

De acuerdo con el funcionario, “este ha sido un trabajo riguroso con multiplicidad de actores. No hemos escatimado esfuerzos para impactar a todos los actores viales y trabajar articuladamente en la prevención vial”.

Lotta dice que ese plan incorpora ocho pilares estratégicos: “Vehículos seguros, comportamiento seguro, infraestructura segura, velocidades seguras, atención integral a víctimas, cumplimiento de las normas de tránsito, gobernanza y gestión del conocimiento”.

Grave accidente en la Autopista Norte con 134 deja cuatro muertos

Aumentó la fatalidad
Sobre las cifras de muertes ocurridas el año pasado, el director de la ANSV afirmó: “El número de siniestros ha disminuido, pero la fatalidad ha aumentado”.

Y sostiene que, de acuerdo con los análisis realizados, hay tres variables comunes: exceso de velocidad, la desobediencia de las señales de tránsito y conducir bajo los efectos del alcohol. Otra explicación a esta variación, agrega, “es el incremento del parque automotor, entre 2019 y 2021 tuvimos 1’677.255 nuevos vehículos, que también puede significar un incremento de los actores viales”.

Según Lotta, la reactivación económica también incidió en el comportamiento en las vías. “Las personas volvieron a sus rutinas habituales, a hacer planes que no se pudieron durante el 2020, se incrementaron los viajes, el turismo, y también tuvimos cambios de comportamientos: más personas usaron sus motocicletas para trabajar y los desplazamientos en bicicletas aumentaron.

Sin embargo, añade, “la siniestralidad no aumentó en todo el país, hemos hecho análisis por departamentos y ciudades y encontramos que esta situación ha mejorado en comparación con el 2019, en departamentos como Valle del Cauca, Quindío, Nariño, Norte de Santander, y en municipios como Bogotá, Cali, Maicao, Ocaña, por citar algunos. La lectura puede ser los efectivos controles de las autoridades, pero también las campañas pedagógicas, la conciencia ciudadana. También hemos visto regiones que son muy juiciosas implementando esquemas de gestión de la velocidad y la visión del sistema seguro”.

Señales de tránsito

Otra visión
Hilda María Gómez, ingeniera experta en seguridad vial y quien tuvo un paso fugaz por la dirección de la ANSV (estuvo siete meses en el cargo), tiene una visión muy diferente y sostiene que hay vacíos en la política de seguridad vial.

Entre esas falencias, dice que están la falta de una estrategia de seguridad vial, no hay controles efectivos, hay fallas en el licenciamiento a conductores y motociclistas, y deficiencias en la infraestructura vial, entre otros.

Para Gómez, no hay una estrategia que realmente tenga impacto en la reducción de muertes. Y sobre las campañas de prevención vial como el uso del casco o de los cinturones de seguridad, Gómez sostiene: “Se hacen campañas muy generales que no dicen nada. Para hacerlas bien hay que tener a la población objetivo claramente identificada, cuál es el factor de riesgo que se quiere evitar y, después, hacer una encuesta para ver qué cambió, cuantificar el antes y ver que pasó después. No sabemos qué pasa con esas campañas, si son efectivas o no. Aquí se hace eso más para la foto”.

Y, al contrario de lo que señala Lotta, Gómez califica como grave la ausencia de controles y revela que al menos 30 municipios del país se van a quedar sin las funciones de tránsito que tenía la Policía, que, añade, “se debe dedicar a controlar las prácticas que generan riesgo, más que a revisar papeles”.

También dice que es urgente modificar los requisitos para las licencias de conducción, implementar los exámenes teóricos y prácticos por un tercero que verifique la idoneidad y la pericia de los aspirantes. “La mayoría de accidentes ocurre en el primer año”, afirma.

En el 2021 se expidieron 448.307 licencias para nuevos motociclistas. La mayoría recibió un ‘pase’ para motos de alto cilindraje, cuando en otros países, a los novatos se les exige un mínimo de dos años de experiencia para este tipo de motos. Además, la experta dijo que hay fallas en el diseño de las vías, que también deben corregirse.

“La siniestralidad vial es una enfermedad grave que no se cura con aspirina. Si el paciente está grave, se lleva a urgencias, y con videítos no es suficiente”, puntualiza Gómez.

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Industria