Industria

¿Por qué dar de baja los cables de alta?

 Es bastante frecuente oír que en procesos de sincronización, cuando es viable, o de búsqueda de fallas se cambien los cables que transmiten la corriente de alta tensión desde las bobinas hasta las bujías. O, también, que cambiando esos cables se obtienen más caballos. Y que una vez sustituidos, la falla persiste por un mal diagnóstico. 

Por Revista Motor

-
Cables de alta

Cables de alta

Los cables de alta son un conducto de viaje de la corriente que genera la bobina hasta el extremo de la bujía donde, al encontrar un punto negativo o de masa, que es el electrodo horizontal, se produce el salto de la chispa

Por consiguiente, esa señal debe viajar aislada por los forros y terminales de los cables para que no haya fugas en cualquier tramo donde la parte negativa del sistema eléctrico, en este caso el bloque u otro elemento metálico conectado a la red, haga saltar la chispa en el lugar equivocado.

Se pueden presentar varias fallas. Una es que se interrumpa el tráfico eléctrico por daños en el alambre o elemento conductor, que también puede ser de carbono, caso en el cual es muy improbable que todos los cables hayan sufrido el problema simultáneamente. Pero como venden el juego, pues cambian todo el alambrado. Ese diagnóstico se ratifica fácilmente, ya que la bujía correspondiente al cable estará sucia y el motor con menos potencia. 

(Siga leyendo: ¿Cada cuánto muere una persona en siniestro vial en Bogotá?)

La segunda es que en esa conducción se presente resistencia, lo cual se comprueba con un multímetro, pero esta falla no suele aislar plenamente la señal a la bujía. O porque el forro externo es deficiente, ya que el calor del motor y la zona de trabajo es un enemigo de la transmisión de la electricidad en todas sus formas. Este daño se traduce en jaloneo al pedirle al motor pleno rendimiento, o a veces en intermitencia en la marcha mínima. 

(Además: ¿Qué pasa si no aprueba el peritaje de su carro?)

Enseguida, habría que ver el estado del aislante o forro, porque si se “escapa la corriente” a masa, obviamente no hay señal en la bujía. Al tener el cable en mano se deben revisar los conectores a las bobinas y bujías, porque muchas veces se rompen por mala manipulación o colocación o se aíslan por sulfatación de los contactos. Cuando la corriente se escapa, casi siempre se oye el salto de la chispa.

Chispa bujía

El grueso de los cables obedece a su capacidad de aislar la electricidad que viaja por el centro y cuyo voltaje requiere mayor o menor blindaje y protección contra el calor del entorno. Por eso, cambiar su grueso en un encendido normal no genera cambios, salvo que la instalación sea de mala calidad, lo cual es poco factible en el equipo original. Este cambio debe ser una decisión derivada de un aumento de la corriente que produce la bobina, cambiándola por una de mayor entrega, pues ponerlos más gruesos sin ese requisito es pérdida de tiempo y de plata. 

(Le puede interesar: Carro de Tesla se salió de control y mató a dos personas en China)

En la mayoría de esos casos, el costo de la “pinta” que dan los cables se puede aplicar a otros puntos del motor donde puede estar obturado el rendimiento y cambiar la bobina sin que los requisitos internos de la máquina, especialmente de presión aumentada de la mezcla, requieran más intensidad de la chispa; tampoco producirá cambios notables en el rendimiento. Sobre todo con los encendidos modernos, que son de alto voltaje de serie y más que suficientes para el trabajo perfecto de la máquina.

Más noticias

Fotomultas en Colombia: ¿son legales?

SOAT: esta es la nueva fecha para reestructurar el costo

Continúan estafas en el SOAT: recomendaciones para evitar ser victima

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Más de Industria