Industria

¿Por qué el labrado de las llantas influye en el gasto de gasolina?

Según el labrado que tenga una llanta se puede generar menor o mayor resistencia al avance del vehículo, lo cual incide directamente en el consumo de combustible.

Por Revista Motor

-
Llanta

Llanta

Siempre nos han hablado de mantener la correcta presión de las llantas para economizar combustibles. Es una verdad de a puño, pero probablemente no la más importante, porque resulta que a la hora de la verdad, y de la seguridad, el primer efecto de una llanta con más o menos aire del mandado es que su agarre al piso disminuye porque la pisada de la banda de rodamiento no es plena. Apoya más en los bordes si está bajita de aire o en el centro si la sobreinflaron, y esto a su vez no depende de la llanta como tal, sino del vehículo que la use, debido a que estas presiones se determinan por su peso y geometría de las suspensiones. De ahí que la presión a usar es la que dice el fabricante y no el montallantas.  

(Le puede interesar: Embargo por multas de tránsito: así puede solicitar desembargo de productos bancarios)

Pero vamos al ahorro de gasolina, vital en estos días cuando se está volviendo incomprable. Una llanta baja de presión aumenta el consumo porque se arrastra más contra el piso, lo que no sucede si está muy inflada.

Más allá del aire que le pongan, la llanta como tal influye en la proporción a la resistencia que presenten su labrado y estructura al avance o rodamiento. Esa resistencia es la cantidad de energía que consume la llanta para que se mueva en una distancia determinada. Hay varios factores que actúan en contra: la fuerza de gravedad, aerodinámica, inercia y la fricción mecánica. 

Estos se modifican por el compuesto del caucho, el diseño de la carcasa y los cinturones, la distribución de peso del vehículo, la rugosidad del piso y el clima. 

(Siga leyendo: Cambio de motor ¿qué trámite debe realizar?)

Hay uno más incidente que se llama ‘histéresis’, que lo reporta Continental, pero es común a todas las llantas. Es la deformación que se da de manera infinita cuando rueda la llanta al tocar el piso. Se aplasta y ese movimiento lo absorbe el labrado que se refriega contra la calzada, y ahí el compuesto del caucho es vital para incidir en la resistencia que genera al avance. 

Llanta

Es muy difícil, o imposible, decidir a ojo cuál llanta es más eficiente, sobre todo cuando los labrados pueden ser más indicadores de la habilidad para dispersar el agua en piso encharcado. Recordemos que del ancho de la banda de rodamiento solo se usa un porcentaje, ya que los surcos son necesarios, pero a la vez reducen la cantidad de caucho que está efectivo en el agarre. O sea, mientras más tacos, menos banda real hay, y para la muestra las llantas de los carros de competencia que son lisas. 

(Además: Licencia de conducción: así puede cambiarla por mayoría de edad)

Por ende, los tacos del labrado, su disposición, separación, altura y flexibilidad inciden en el consumo de gasolina, pero la única forma de saberlo es remitiéndose a estudios de las marcas, su seriedad y antecedentes y conocimientos. Porque siempre será fácil un anuncio proponiendo bondades en agarre, frenado, más seguridad en el agua, resistencia de sus partes y duración. Pero entre el dicho y el resultado hay mucho trecho que puede costar más de la cuenta.

Más noticias

Cambios duros de la moto: conozca las posibles causas

Infracciones a las normas de tránsito: así puede realizar la revocatoria directa

Toma de improntas del vehículo: así puede hacerlo en la Ventanilla Única de Servicios

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Industria