Industria

¿Por qué es buena la inyección directa de gasolina?

Para finalizar nuestro repaso al asunto de la relación de compresión de los motores y su trabajo con el uso de la gasolina corriente o extra, quedamos en la entrega pasada en los sucesos físicos y químicos que se dan en las cámaras de combustión.

Por Daniel Otero

-
Inyección directa

Inyección directa

El aire, mezclado con gasolina y comprimido en altas dosis, se calienta de manera importante, a tal punto que se inflama por sí solo, y si eso sucede antes de tiempo en el recorrido del pistón hay un choque de ondas de combustión que se oye desde el exterior y acaba rompiendo las piezas. El ‘pistoneo’.

Claro, hay gasolinas más resistentes a ese calor gracias a su mayor octanaje, propiedad que se refiere solamente a eso y no a que genera mayor potencia. Lo que pasa es que si puedo comprimir más la mezcla, hay mayor reacción y, en ese caso, más torque, pero no en realidad por el octanaje. Al contrario: si se agrega gasolina superior en cámaras en las cuales la presión es baja, el único afectado es el bolsillo del usuario. 

¿Cómo bajar esa temperatura? El recurso es la inyección directa de la gasolina en la cámara y no en el múltiple de admisión. Aportando un chorro frío de combustible en el último instante más adecuado de la carrera de compresión, el aire que ya viene caliente y presurizado se refresca y se aleja la posibilidad del autoencendido.

Inyección directa

Además, ese chorro a altísima presión –de 2.000 a 3.000 libras– se puede disparar secuencialmente en cuestión de milisegundos, y si la cabeza del pistón tiene ciertas formas que hacen que esa gasolina haga una especie de torbellino y se incendie homogéneamente y no empezando por los extremos de la cámara, como sucede en los motores sin este sistema, se puede aumentar la relación de compresión a cifras importantes, más de 13 a 1, sin detonación. Esto mejora el rendimiento de un motor, por lo cual se puede ofrecer una máquina con más entrega de potencia y menor cilindrada, como lo estamos viendo en muchos motores atmosféricos que vienen con este diseño.

Además, las emisiones bajan con motores más pequeños, pero altamente comprimidos, porque la combustión es más perfecta y es por eso que ahora ese sistema se está volviendo universal en todos los vehículos que nos ofrecen.

Otra consecuencia positiva de la inyección directa es que se pueden utilizar motores de estos diseños con gasolina corriente y así bajar el costo de operación, asunto que se ha vuelto muy determinante en nuestro medio por el alza incontrolada del combustible de alto octanaje. También juega a favor de estos nuevos motores la mejoría de las características de la gasolina corriente en los surtidores de todo el país. 

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Industria