Industria

¿Por qué se debe usar el control de tracción?

Aunque el ABS de los frenos y el control de la tracción trabajen basados en el mismo principio, tienen mecanismos y efectos totalmente diferentes.

Por Revista Motor

-
Control de tracción, Getty Images

Control de tracción, Getty Images

Ya sabemos que el ABS es un sistema que evita que en una frenada súbita o en terrenos de baja adherencia se bloqueen las ruedas, caso en el cual se pierden la direccionalidad del vehículo y el real agarre de las cuatro llantas. Un sensor verifica de manera constante la velocidad relativa de cada rueda y le ordena a la central del ABS aflojar la presión hidráulica en el freno que está bloqueando. Para manejar la tracción, con esa misma información de diferencia de giro de una o varias llantas, el computador se encarga de reducir el torque a la pertinente rueda y es muy seguro que actúe en las retomas de aceleración o aplicación de potencia en curvas forzadas, sobre todo si es en las llantas de atrás.

Este sistema debe estar enganchado siempre porque, además de proteger de un accidente, también evita carga mecánica en los ejes. Y en la realidad, trabaja mucho más de lo que uno cree porque no se limita a correcciones de fondo cuando las llantas están aullando y el carro ya va de medio lado. Pero su incidencia e importancia crecen de manera proporcional con la potencia del motor que sea capaz de pasar por encima del agarre del caucho.

Control de tracción

Un vehículo de 70 caballos, digamos, a la altura de Bogotá, ya no tiene sino unos 52 efectivos en el volante del motor, y menos en la rueda, porque la caja, diferencial, ejes y demás piezas que hay que mover antes de la llanta se tragan por lo menos otro 10 por ciento. Luego, al fin de cuentas, no hay suficiente torque como para que esos controles sean vitales, como puede pasar en un carro de altas especificaciones en los cuales manejar sin ese servicio es temerario, así como en los de baja potencia es un poco suntuario.

El software de este control varía mucho. Hay carros en los cuales de por sí les mata anticipadamente la velocidad en curvas porque controla la aceleración así el pedal esté en el fondo. En otros, es más tolerante y deportivo y deja que el carro se maneje con más incidencia del piloto.

Como se recomienda tenerlo siempre activado, las personas se acostumbran a un comportamiento del carro y cuando lo liberan se pueden encontrar en situaciones de patinado que no intuyen, por lo cual existe una luz de advertencia en el tablero cuando se desconecta.

Es clave desactivarlo momentáneamente si el carro está enterrado o pegado, mientras se maniobra, porque el sistema en posición normal no dejará que las ruedas giren libremente como se puede necesitar.

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Industria