Industria

¿Por qué ya no es tan importante la relación de compresión? (I)

Hasta antes de la llegada de la electrónica, era determinante para estimar su capacidad interna de generar potencia y la gasolina que debía usarse.

Por Revista Motor

-
Motor tres cilindros

Motor tres cilindros

¿Qué es esa mentada relación? El motor de combustión funciona bajo el principio de comprimir una mezcla de aire con un combustible, en este caso la gasolina. Esa mezcla ingresa a un cilindro de un tamaño total, por decir 100 cm3, y cuando el pistón sube ese volumen se reduce 10 veces. Sería una relación de 10 a 1.

Es ineludible la ley que indica que al comprimir esa mezcla hay un aumento directo de temperatura que en algún punto puede inflamarla antes del momento ideal, cuando debe saltar la chispa de la bujía. Es lo que se conoce como preencendido, y luego se da la detonación o pistoneo internamente. Para evitar eso, la gasolina se mejora con determinados aditivos que suben su octanaje, que es la resistencia a que se inflame prematuramente.

Dos cosas básicas son clave en ese momento: la calidad de la mezcla, es decir su proporción entre aire y gasolina muy precisa, como en el instante en el cual salta la chispa o tiempo de encendido.

El aceite fluye entre los pistones

Al pasar de carburadores a inyección con control electrónico y el encendido también manejado por este proceso “inteligente”, la precisión permitió subir esa relación de los límites que se consideraban topes para la gasolina regular, genéricamente tasados en 9,5 a 1.

Hoy nos venden más de 10 a 1 en la mayoría de los motores y hasta 13 a 1 en algunos de ellos, autorizados para usar la gasolina del más bajo octanaje, que conocemos como corriente. Y todos los turbocargados llegan a unas cifras muy altas en este aspecto, por lo cual rinden más con menos tamaño del motor.

Porque mientras más relación, más reacción de la combustión sobre el pistón y, por ende, más torque y potencia. También se purifican los gases de escape porque se quema mejor toda la mezcla.

¿Cómo se llega a eso? ¿Por qué cambió ese proceso? ¿Qué tan seguros estamos con esos motores y las gasolinas normales?
Es un tema con bastantes respuestas interesantes que las simplificaremos mejor en una segunda entrega en nuestra próxima edición, pues es imposible en la “compresión” de este espacio hacerlo debidamente.

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Industria