Industria

Porsche 911 Carrera RS 2.7 cumple 50 años

Conocido como ‘cola de pato’, es uno de los diseños más queridos por los seguidores de la marca alemana.

Por Alejandra Ospina

-
El Porsche 911 Carrera RS 2.7 es conocido como 'cola de pato'.

El Porsche 911 Carrera RS 2.7 es conocido como 'cola de pato'. (PressePorsche.com)

Conocido como ‘cola de pato’, 'RS' o '2.7', el Porsche 911 Carrera RS 2.7 tiene por muchos apodos, pero su importancia histórica es la misma: fue el automóvil de producción alemán más rápido de su época y es el primer modelo de producción en serie con alerones delanteros y traseros (de ahí el apodo de ‘Cola de pato’).

En 1972, Porsche lanzó una tendencia de alerones traseros que revolucionó a la industria automotriz de esa época. “El 911 Carrera RS 2.7 fue pensado como una homologación especial. Iba a ser un automóvil deportivo muy ligero y rápido”, recuerda Peter Falk, quien entonces era el Jefe de Pruebas para los automóviles de producción en serie en Porsche.

(Lea también: Opel Astra 2022 llega renovado con estas características).

El éxito de este modelo fue inmediato. Según detallan en un comunicado oficial de la empresa, “Porsche inicialmente planeó construir 500 ejemplares para homologar el 911 Carrera RS 2.7 para los autos GT Especiales del Grupo 4. Se convirtió en un vehículo aprobado para la carretera para clientes que también querían participar en eventos de carreras. El 5 de octubre de 1972 se presentó el nuevo modelo en el Salón del Automóvil de París, que se celebró en la Porte de Versailles. A fines de noviembre, se habían vendido los 500 vehículos”.  

Los fabricantes se sorprendieron por el evidente éxito. Lograron triplicar las cifras de ventas en julio de 1973. Se construyeron un total de 1.580 ejemplares y, una vez que se fabricó el vehículo número 1.000, el Porsche 911 Carrera RS 2.7 fue homologado para el Grupo 3, así como el Grupo 4.

(Además: Estos son los 10 carros más rápidos del mundo).

El paquete de equipamiento opcional M471 llevó a Porsche a construir 200 versiones ligeras ‘Sport’ del automóvil. Se construyeron otras 55 unidades de la versión de carreras, 17 vehículos base y 1308 versiones de turismo (M472).

Los diseños interiores se modificaron de acuerdo a las especificaciones de los clientes. “Se omitieron los asientos traseros, las alfombras, el reloj, los percheros y los reposabrazos. A petición del cliente, dos carcasas de asiento ligeras sustituyeron a los asientos deportivos más pesados. Incluso el escudo de Porsche en el capó estaba inicialmente pegado”, explican en el comunicado.

Respecto a su velocidad, el motor de inyección de seis cilindros y 2,7 litros del automóvil producía 210 CV a 6300 rpm y desarrollaba 255 Nm a 5100 rpm. Esto permitió que la versión Sport acelerara de 0 a 100 km/h en 5,8 segundos, convirtiendo al 911 Carrera RS 2.7 en el primer auto de producción en romper la marca de seis segundos que se estableció por la revista alemana ‘auto, motor und sport’. La velocidad máxima llegó a los 245 km/h, toda una ruptura de marca.

El alerón trasero existió gracias a los ingenieros Hermann Burst y Tilman Brodbeck, junto con el estilista Rolf Wiener. Lo probaron en un túnel de viento y en pistas de prueba. El objetivo era conservar el estilo de carrocería cerrado formal del 911. 

Lograron rediseñar todo el estilo de su antecesor, por lo que lograron reducir el peso de los autos para carreras hasta los 900 kg. 

(Siga leyendo: Suzuki combina sus carros y motos en este concepto para Gran Turismo).

Este es un vehículo muy recordado ya que, indudablemente, marcó a la industria automotriz con sus innovaciones hace 50 años. 

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Más de Industria