Industria

Porsche reveló diseño convertible Cayenne que nunca llegó a fabricarse ¿por qué?

Ya casi son dos décadas desde que se frenó el proyecto de fabricación de un Cayenne con carrocería coupé descapotable.

Por Alejandra Ospina

-
Existe un prototipo del vehículo que nunca salió a la venta

Existe un prototipo del vehículo que nunca salió a la venta (Porsche)

En el 2002, Porsche anunció lo que significó un fuerte golpe estratégico para el momento. La aparición del Cayenne era el principio en el cual un carro de la marca podría ser conducido con espacio suficiente para una familia numerosa, cargar equipaje y andar en caminos que un vehículo deportivo de lujo evitaba. 

(Además: Dacia Duster estrenó su nueva versión comercial).

Dicho proyecto causó bastantes dudas que se responden casi 20 años después. 

El concepto del 4x4 de lujo fue revolucionario para Porsche. Sin experiencia previa en este campo, la marca exploró desde el principio la posibilidad de ensanchar la gama Cayenne con nuevas variantes de carrocería. 

(Siga leyendo: Mazda CX-50 Meridian, la nueva versión más aventurera).

Para lograrlo, plantearon la posibilidad de un coupé de tres puertas, otra variante con 20 cm más de distancia entre ejes para albergar una tercera fila de asientos, y una atrevida e imponente versión cabrio. 

Sin embargo, fue complicado que las ideas llegaran a la fase de de prototipo.La única que superó los demás módulos fue el descapotable. 

(Le recomendamos: Porsche 993R: el último restomod de Paul Stephens).

El carro que fue construido no era un prototipo funcional, sino lo que los fabricantes conocen como ‘Package Function Model’ (PFM). Medía 4,8 metros de largo, por lo que era un cabrio voluminoso. 

Como todo buen PFM, su misión era poder analizar en tamaño real aspectos relacionados con su estética y su funcionalidad.

Las preguntas sin respuesta

Debido a la complejidad que suponía este nuevo proyecto, se generaron todo tipo de incertidumbres relacionadas a la ejecución y su diseño. 

(Lea también: Porsche desarrollará motores para sus propias bicicletas eléctricas).

Comenzando por la percepción de comodidad. No estaban seguros si sería eficiente, teniendo en cuenta que el parabrisas y los pilares delanteros eran más cortos y la banqueta trasera más estrecha. 

En segundo lugar, no sabían si sería práctico, pues un carro de ese tamaño con solo dos puertas, que por cierto eran 20 cm más largas que las del modelo de serie, no les daba la mayor confianza. 

(Le puede interesar: Hyundai lanza modelos en miniatura de sus vehículos N).

También necesitaban comprobar si era posible que la capota se plegara con rapidez y que puesta diera imagen de elegancia y calidad. Y, por último, necesitaban definir el diseño de la parte trasera del coche.

Para esto último tomaron la decisión de dividir la zaga del coche en dos mitades, aplicando a cada lado un estilo distinto. 

¿Por qué no siguieron el proyecto?

La idea del Porsche Cayenne Convertible se desechó. Pese a que hubo cientos de rumores, lo que pasó fue que la marca hizo unas previsiones de rentabilidad y, lamentablemente, quedó en evidencia que el vehículo no iba a ser rentable.

Vale destacar que Michael Mauer, actual Vicepresidente de Diseño de Porsche (entonces no ocupaba este puesto), aseguró que también era un "reto tanto estético como formal (...) Un SUV siempre tiene una carrocería grande y pesada. Si se combina con una mitad superior pequeña y se corta el techo, se obtienen formas muy extrañas".

Más noticias

KTM y Bajaj podrían fabricar motos eléctricas de alta gama

Tesla por fin presentará el Roadster a finales de 2022

El Volkswagen que terminó siendo un Kia

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Industria