Revista Motor

¿Por qué ya no se engrasan los carros?

La respuesta tiene dos vías. Por un lado, a uno ya no le toca mandar a hacer esa operación. Por el otro, porque la enorme mayoría de los componentes que requieren ese tipo de lubricación ya vienen con la grasa incluida y sellada.

Por Revista Motor

-
Grasa automotriz

Grasa automotriz

Hace muchos años, cuando se cambiaba el aceite cada 1500 kilómetros y se solía dejar el filtro para dos sesiones –cuando debería ser al revés– era usual pasar por la bomba para la operación de “lavado y engrase”. Máquinas con presión insertaban, en las articulaciones de las suspensiones, crucetas y otras partes, la grasa y era importante que se viera salir la nueva por los bordes de las partes lubricadas.

Era necesario porque, sobre todo en las suspensiones, los carros tenían un sistema con bujes de bronce (los splinders) sobre los cuales giraba todo el “cacho” al dar dirección, que se gastaba rápidamente y era un arreglo dispendioso. Además, los terminales, rótulas y bujes de las tijeras necesitaban la grasa. Por una parte, por el trabajo mecánico y, por otra, porque no eran sellados.

Evidentemente por donde salía la grasa nueva, síntoma de perfecta operación por parte de la estación, es un sitio por el cual entraban el agua y la mugre a las unidades mecánicas y con esa abrasión y óxido se apresuraba el desgaste. Aún hoy, algunos repuestos como las crucetas de los cardanes pueden venir con graseras externas, pero son una rareza.

Grasa automotriz

Ya esos servicios no existen y en las estaciones escasamente arreglan llantas o cambian aceite y su oferta es comida y venta de “conveniencia”. Porque, afortunadamente, ahora todos esos elementos son sellados y vienen con la grasa instalada desde la fábrica del componente. Muchos mecánicos suelen desbaratarlos, con lo cual ya maltratan los sellos, para poner la grasa que les parece más adecuada, cuando en realidad el fabricante de la pieza ya escogió técnicamente la mejor y muchas veces le quitan vida al repuesto antes de montarlo. Usarlos como vienen de la caja es lo correcto. Cada pieza requiere una grasa específica de acuerdo con el trabajo y cargas que debe soportar. Antes solo se hablaba de grasa fibra y grasa amarilla.

Queda un lugar de los carros donde la grasa es manipulable, cuando se ha salido y antes de que su ausencia haya precipitado el daño por desgaste de las partes, y son las homocinéticas de los ejes. Como giran a alta velocidad y el trabajo de las juntas produce elevada temperatura, los guardapolvos son vulnerables y si se rompen, la grasa se sale rápidamente y el daño mecánico se viene en pocos kilómetros. Ahí hay que aplicar la grasa especial, que suele venir con el repuesto, en cantidad moderada y sellar perfectamente el guardapolvo, con las abrazaderas de origen (no con plásticos o abrazaderas de mangueras de agua), para que el sellamiento se garantice, no se corten los cauchos y sea válida la reparación.

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Se tratarán sus datos para gestionar su solicitud, de acuerdo con las Finalidades Generales de la Política para el Tratamiendo de Datos Personales.

Sigue leyendo

Más de Revista Motor