Revista Motor

Probamos el nuevo Renault Mégane E-Tech

El último Megane es el primer modelo de Renault totalmente nativo para electricidad y es la nueva plataforma de muchos modelos que se derivarán dentro del portafolio de la alianza con Nissan y Mitsubishi.

Por Daniel Otero

-
null

Renault está en plena revolución de objetivos y políticas y naturalmente la electricidad es la energía que destilan ahora sus productos, de los cuales probamos el Megane E-Tech, que es en realidad su lanzamiento profundo en este campo en el cual actuaba con el Zoe en una gama más baja. La experiencia con este citadino, que en Colombia se vende, más la enorme trayectoria de su aliado Nissan, que lanzó el Leaf hace ya doce años y fue el primer carro desarrollado totalmente alrededor de la electricidad, desembocan ahora en este SUV de tamaño mediano, cargado con todos los desarrollos y avances del momento y previsto para recibir cuanto progreso aparezca en el día a día de esta tendencia. 

El E-Tech tiene dos versiones motrices equivalentes a sus baterías. Con la pila de 40 kWh (kilovatios hora) entrega 130 caballos y 250 Nm de torque, y con la de 60 kWh la potencia sube hasta 218 con 300 Nm de torque, con autonomías que van desde 300 hasta 470 kilómetros. Un dato es que entre las dos baterías hay una diferencia de peso de 100 kilos. Pero, en oposición, el nuevo motor pesa 10 por ciento menos que el del Zoe y da el mismo rendimiento.

Renault Mégane E-Tech

Para darnos una idea de los cambios, cuando probamos el primer Leaf (‘Leading, Environmentally Friendly, Affordable, Family Car’, definición hoy aún más vigente) en Estados Unidos, en su momento las cifras no eran halagadoras: 117 kilómetros de alcance, 110 caballos y 245 Nm de torque. A pesar de ese embudo que significaba la corta autonomía, el Leaf hizo su camino y es el eléctrico más vendido en la historia, que ahora le cede el paso a este nuevo producto, cuya plataforma mecánica es polivalente porque sirve para motor delantero, como el presente, trasero, varios motores y hasta 4x4. O sea, todos los carros que nos proponga la alianza en este tamaño y sus extensiones serán comunitarios. 

En esos datos la potencia no tiene un crecimiento tan exponencial como la autonomía, precisamente por los avances en las baterías y los nuevos diseños de motores que consumen menos, como es el caso de la unidad de este Megane, que fue desarrollada íntegramente por Renault, mientras que las pilas las provee LG. 

Cuando se habla de Renault, es totalmente permitido y obligatorio citar a su socio japonés, el cual es accionista mayoritario, porque detrás de las vitrinas y las corporaciones administrativas hay un enorme bloque de ingeniería, desarrollo y fabricación que conforma los beneficios de esta comunidad tecnológica. Hoy, el proyecto de la electricidad en cualquier marca es un enorme reto humano y financiero para cubrir y pagar todos los frentes de conocimiento que se abrieron.  

“El equipo eléctrico de Renault lo forman ¡30.000! personas que han sido capacitadas en todos los niveles de la operación, desde el pensamiento hasta la postventa, en el curso de los últimos cinco años. Todos se conectan con la llamada ‘Renaulution’, cuya sede está en Cléon, al norte de Francia, llamada ‘Electricity’”

Del automóvil no quedará sino el nombre durante algún tiempo porque ahora es una SUV totalmente nueva. Larga entre ejes, corta en voladizos, encaramada, en la versión que probamos, en enormes llantas que se calzan en vistosos rines de 20 pulgadas, es el ideal para el fabricante y el cliente: más grande por dentro que por fuera. Para referencia, es apenas 1 centímetro más corta que la Captur. 

El diseño es muy cuidado y armónico, como pueden verlo. La parte trasera, caída y bajita, le da gran dinámica a la línea que en esa parte se pliega ante el diseño y restringe bastante la visibilidad, pero que se suple con la imagen de los alrededores proyectada en el espejo interior por una cámara de excelente resolución. Tiene alertas de intrusión de algún obstáculo o persona que llegan hasta frenar el vehículo.

Renault Mégane E-Tech

Cuando se operan los seguros desde la llave, no solo se destraban las puertas, sino que las manijas de las delanteras surgen automáticas e iluminadas. En marcha se mimetizan en la puerta para bajar el ruido aerodinámico y no perturbar el silencio, que es una de sus virtudes. 

El timón es pequeño, recto en la parte baja y se conecta con la dirección, obviamente electroasistida, que tiene una relación de operación muy corta que no se aprecia mucho, pero está bien calibrada con la reacción direccional del carro-suv-crossover. Porque tiene un poco de todo, aunque de carro solo el nombre. 

Acelera como todo eléctrico, como un corrientazo. Bastan siete segundos y medio para llegar a 100 y no mucho más tiempo para agotar el velocímetro que entra en crisis asmática a los 160 kph, que es la velocidad tope y define a este vehículo como un gran producto familiar para circular con agilidad, pero sin afanes o toreando cámaras. Ese alcance se traduce en una mejora de la autonomía, que es un elemento muy costoso de lograr y que muchas personas no consumen en el uso normal. 

Es enorme la posibilidad de describirles puntos técnicos. Por ejemplo, la batería apenas tiene 11 centímetros de altura y es un 40 por ciento más pequeña que la del Zoe; el calor que se disipa de las baterías se usa para calentar la cabina; la suspensión trasera es independiente; la interfaz de comunicaciones, navegación y entretenimiento es de última generación; tiene pantalla central como toca y de 12 pulgadas; carga los teléfonos por inducción; carga en cualquier estación; nivel 2 de manejo autónomo; estaciona solo; desacelera por su cuenta antes de las glorietas; 300 patentes de soporte; ledes por todas partes; materiales reciclables en alto porcentaje; gran cantidad de aluminio en la carrocería y –al último momento de escribir esto– recibe 5 estrellas en Euro Ncap. 

José Clopatofsky. 

Asistimos a la presentación y prueba de manejo de este carro en Marbella, España, gracias a una gentil invitación de Renault Sofasa.

Renault Mégane E-Tech

Ficha Técnica
Modelo: Megane E-Tech
Potencia: 130 y 218 caballos
Torque: 250 y 300 Nm
Motor: Sincrónico excitado eléctricamente (EESM)
Baterías: 40 o 60 kWh
Dimensiones: Largo total 4,2 metros; entre ejes 2,68; altura 1,50.
Peso: 1.513 a 1.636 kilos según la versión
Autonomía: 300 km con batería 40 kWh; 470 km, con 60 kWh
Rendimiento: De 0 a 100 en 7,4 segundos; velocidad: 160 kph, en versión de 218 caballos. 

Datos

  • El Megane E-Tech sale a la venta en Europa próximamente con un precio que arranca en 35.000 euros y crece según las versiones. En Colombia costaría mínimo 170 millones de pesos, a la fecha, pero no está previsto para el corto plazo.
  • 8 años o 160.000 kilómetros es la garantía final de la batería. La cambian gratuitamente si su capacidad se baja del 70 por ciento en ese lapso.
  • Hay tres opciones de manejo que adaptan la entrega del torque al terreno, pero lo más divertido es una pequeña leva en el timón que permite seleccionar cuatro dosis diferentes en la regeneración de electricidad y simula los rebajes de la caja, que no existe.
  • Cuatro generaciones y 26 años de producción lleva el Megane. Sofasa hizo la segunda fase entre 1999 y 2009, en reemplazo del R19. 
Renault Mégane E-Tech

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Revista Motor