Revista Motor

Probamos la Harley-Davidson Pan America 1250

En el mundo de las motos hay una marca que siempre se ha caracterizado por un ADN claro, un diseño transversal y una cultura alrededor de sus motos: Harley Davidson. Por ese motivo, la nueva Pan America es la ruptura de ese molde icónico y la incursión en un mundo nuevo de desarrollo, tecnología y diseño al cual llegan pisando fuerte.  El precio de base es 109 millones de pesos.

Por Revista Motor

-
Harley-Davidson Pan America 1250

Harley-Davidson Pan America 1250

La marca americana, contrario a lo que se cree, arrancó fabricando motos preparadas para cualquier terreno porque no había vías, y después, la Segunda Guerra Mundial le requirió motos robustas y fuertes para ir a cualquier parte, y hasta incursionó en competencias como la Baja 500, reto ‘offroad’ que ganó la marca demostrando la calidad de su producto. Pero un cambio de enfoque posterior de sus productos dejó a Harley encasillada en motos de turismo para largas distancias.

Regresar a sus principios originales y ofrecer una moto todoterreno o ‘adventure touring’, como se conocen en el mercado, hoy es una realidad con la Pan America. Tan disruptiva como es para la marca, el diseño de la Pan America también dista mucho de la tendencia actual del mercado y deja una huella única que la destaca. Es minimalista, funcional y práctica, descripción perfecta para su pinta que se aleja de la bocelería abundante de los otros modelos de la casa. Quizás el rasgo único que la distingue del resto de esa población a la cual ingresa es su lámpara delantera, que le da una cara fácil de reconocer, que contrasta con el poco carenaje, por lo cual parece más una moto de cross que un artilugio de lujo para el barro. 

Por supuesto, la planta motriz es un motor bicilíndrico, como es típico en Harley. Es el Revolution Max de 1250 cm3 refrigerado por agua que entrega 150 briosos caballos a 8.750 revoluciones con un torque de 128 Nm a 6.750 rpm, gestionado por una transmisión de 6 velocidades. Si bien es un poco áspero rodando, la potencia es algo que vale la pena destacar y obliga a manipular con tacto el acelerador porque la respuesta del motor en cualquier marcha es inmediata y brusca. El motor funciona estructuralmente como parte del chasís, colocación que permite un centro de gravedad más bajo y mayor rigidez estructural. En ese conjunto solo le hace falta un escape más deportivo que le permita hacer más alarde de sus prestaciones.

Harley Davidson Pan America 1250

Las suspensiones son de la marca Showa, de horquilla delantera invertida con 47 mm de recorrido y regulable en extensión y precarga. Atrás usa un monoamortiguador con depósito independiente, que en la versión que probamos es de ajuste manual, pero en la más completa se hace con señales electrónicas. Los frenos, firmados por Brembo, tienen doble disco sólido flotante adelante con mordazas de cuatro pistones y disco trasero de un pistón. Estos son los únicos componentes que no son fabricados por Harley.  

Después de rodar 490 kilómetros, 200 de los cuales fueron en destapado, fue clave variar los ajustes de las suspensiones para lograr un andar más confortable, pero la moto, en general, en todos los terrenos funciona de manera muy predecible y los frenos, si bien son un poco duros de operar, son más que correctos para detener los 245 kilos que pesa cuando está con el tanque completo. 

El cuadro de instrumentos es una pantalla TFT de 6,8 pulgadas que muestra los parámetros de funcionamiento del motor, temperatura, revoluciones, cambio, velocidad, distancias totales y parciales y el modo de conducción del cual hay 5 opciones diferentes: sport, road, enduro, rain y personalizado. Cuenta también con Bluetooth para conectar el celular y acceder a llamadas, música y navegación, esto último haciendo uso de la aplicación de la marca. Las luces son ledes en todas las ópticas y manualmente se puede ajustar la altura del visor plástico frontal. 

Harley Davidson Pan America 1250

La Pan America no es solo la moto. La marca ha creado un mundo de accesorios para personalizarla de acuerdo con la perspectiva de su dueño. Hay ropa especializada, obvio, no en cuero, alforjas en diferentes materiales para todos los tipos de viajeros y hasta casco que completa la pinta. 

Viene en dos versiones diferentes: Pan America con un precio de 108.990.000 pesos y la versión S, más equipada, con suspensiones electrónicas, protector de la parte baja del motor en aluminio, matriz de luces inteligentes, puños calefactables, entre otros, por 130.990.000

Como primer lance en un segmento del mercado que busca todas las prestaciones para viajar en cualquier terreno cómodamente, hay cosas que se extrañan para estar a la altura: ABS para curvas, el Quickshifter o paso de los cambios sin operar el clutch (se vende como accesorio), silla y puños calefactables de serie en todas las versiones y, en algunos elementos, un acabado más premium. En general, es una moto robusta, funcional y sencilla que tiene lo suficiente para aventurarse en todo tipo de caminos; un motor brioso y potente, suspensiones bien dispuestas para cualquier terreno y ergonomía perfecta para trayectos largos.

Juan Pablo Clopatofsky Gutiérrez - Probamos la moto gracias a MotoAmericana, parte del grupo Autogermana, representante de la marca para Bogotá.

Dato

  • Al instalar el motor como parte del chasís tubular se logra mayor rigidez del conjunto, lo que se traduce en mejor respuesta al manejo ya que se puede ubicar muy bajo para que el centro de gravedad se acerque al piso y sea más estable.
Harley Davidson Pan America 1250

En esta nota

Recibe todas las noticias en tu correo electrónico

Entérate de todo lo que necesitas saber sobre el mundo Motor

Debes completar tu e-mail Debes completar un e-mail correcto.
Ya estás suscripto a nuestro newsletter. Pronto recibirás noticias en tu correo.

Suscribirse implica aceptar los Términos y Condiciones

Sigue leyendo

Más de Revista Motor